ALCOHOLOFILIA

ASOCIACIÓN DE EX-ALCOHÓLICOS ESPAÑOLES

BOLETÍN INFORMATIVO

N.º 10 - 1978

(DE UTILIDAD PÚBLICA)

NUESTRO BOLETÍN

 

Iniciamos aquí este número “10” que marca el tercer año de su publicación. Cuántas ilusiones, desvelos, temores y, por qué no de­cirlo también, enorme alegría al constatar que no ha sido rechazado, que quién deja de recibirlo nos lo reclama y que, lo más importante aún, que nos lo solicitan desde todos los puntos de España. Nuestra última inscripción está situada en la ciudad de Melilla. En el orden internacional, también nuestro ALCOHOLOFILIA ha pasado las fron­teras, dado que se envía a PORTUGAL, INGLATERRA, FRANCIA, ALEMANIA PEDERAL, SUECIA, SUIZA, NORUEGA y a diversos pun­tos de ASIA, ÁFRICA y AMÉRICA. Sí, creemos que todo ello es motivo de satisfacción y sólo nos resta tratar de superarnos o, al menos, de facilitar a quienes no conocen los problemas del ALCOHOLISMO, una información sencilla y clara de esta tremenda problemática. Sir­va a la vez de difusión de nuestras actividades y de la presencia de esta ASOCIACIÓN en la lucha continua de prevención, de orientación y de experiencias en este campo, desgraciadamente tan poco conocido.

 

Un poco hemos de verter aquí una continuación de nuestro..... A MODO DE RESUMEN con el que iniciábamos el Boletín nº 9; aquello era el final de 1980, esto es, el principio de 1981, Con tremendas ga­nas de pelea, mejor aún, con un afán de SUPERACIÓN, pretendemos en este año que hemos iniciado, en primer término, duplicar el número de terapias, tanto de enfermos como de familiares. Nos proponemos con ello rehabilitar mayor número de enfermos ALCOHÓLICOS. Tam­bién hemos de realizar una mayor difusión de nuestra Organización y de nuestras actividades a través de más medios e intensificar nues­tras charlas, conferencias y desplazamientos a más lugares dentro de nuestra ciudad, en nuestra provincia y fuera de ella. Estaremos allí donde se nos llame e, incluso, trataremos de estar en donde no se nos haya reclamado aún. La enfermedad ALCOHÓLICA que nosotros he­mos superado con éxito hasta el día de hoy, nos ha hecho partícipes de unas experiencias que no pueden ser desperdiciadas y que por to­dos los medios a nuestro alcance las haremos llegar a cuantos más lugares nos sea factible su difusión.

 

Nuestra sede social estará abierta a cuantas sugerencias se nos hagan en beneficio del enfermo ALCOHÓLICO y a la vez un mayor nú­mero de horas diarias, incluidos domingos y festivos para recibir y orientar a quienes acuden a nosotros. Nuestros equipos de enfermos ALCOHÓLICOS estarán de guardia ininterrumpidamente y nuestro te­léfono, con su contestador automático, recibirá los avisos, que pos­teriormente serán contestados y solucionados, todo ello dentro de nues­tras posibilidades. Trataremos de colaborar con las autoridades gubernativas, médicas y sociales dentro del campo de la prevención del ALCOHOLISMO y de su erradicación.

Trataremos de enviar, siempre que sea posible, representantes nuestros para asistir a actos sobre ALCOHOLISMO celebrados en el extranjero. Ampliaremos nuestras relaciones internacionales a un más alto nivel, para obtener el beneficio de otras experiencias dentro de la enfermedad ALCOHÓLICA. En este sentido viajarán fuera de España y en representación de nuestra Asociación a los Seminarios que organi­zará la I.G.T.Y.F. en Francia e Inglaterra los días 22 a 29 de abril y del 23 al 30 de mayo respectivamente.

 

Vayan desde aquí nuestras disculpas a nuestra Asociada la SOCIE­DADE DE AJUDA AOS ALCOÓLICOS PORTUGUESES “SAAP”, por la involuntaria ausencia en la celebración de su 142 aniversario, que se celebró el pasado día 13 de febrero y que, como les habíamos anunciado, hubiera sido nuestro deseo acompañarles. No pudo ser, pero co­mo habrá más aniversarios, prometemos estar allí en el próximo. Fruto de esta colaboración y bajo el patrocinio de la I. O. G. T. (INTER­NATIONAL ORGANIZATION OF GOOD TEMPLARS) (1) nuestras dos Asociaciones, en este caso PORTUGAL y ESPAÑA, tenemos en estu­dio un programa para la prevención del ALCOHOLISMO de cara a la JUVENTUD que hemos denominado 'PROYECTO IBERIA" y que tendrá carácter nacional en ambos países. Llegado el momento ampliaremos detalles sobre la consecución de este trabajo.

 

Uno de los actos que anualmente realizamos en conjunto los ALCOHÓLICOS Rehabilitados es el CONGRESO. Mucho lamentamos no poder ofrecer a nuestros lectores una información precisa sobre esta actividad, ya que inexplicablemente, parece que el X CONGRESO es materia de ALTO SECRETO. En principio en la reunión de Asociacio­nes para la elección de lugar y fecha, selección de Ponencias e informes de costes, fueron fijadas las fechas, no así los costes y el lugar de celebración. Con posterioridad, en otra reunión se fijaron unas fe­chas y el lugar: GALICIA, sin especificar la localidad. Más adelante aún, hace escasas fechas, se nos anuncia que será en la tercera decena del mes de agosto y en... algún lugar de los alrededores de MADRID en un radio de 30 kilómetros. Ignoramos a qué es debido el SECRETO y la tan variada localización del mismo, pero evidentemente, por la laboriosa preparación suponemos que será el mejor de todos los reali­zados hasta la fecha. En el siguiente número de nuestro Boletín daremos los resultados de este acontecimiento.

 

Hemos de consignar aquí nuestro agradecimiento a las Emiso­ras de Radio y T. V. E. por la variedad de emisiones que nos vienen dedicando y muy especialmente a Radio POPULAR por la inserción entre sus programas de una cuña publicitaria anunciando nuestra Aso­ciación. A la revista JUAN CIUDAD por el anuncio que de nuestra Or­ganización inserta y al DIARIO 16, que con cierta periodicidad, nos anuncia entre sus páginas. Toda esta difusión, incluidos nuestros POSTER en el METRO madrileño, esperamos que fructifique en un mayor conocimiento del problema ALCOHÓLICO y que un sector más amplio de nuestra población se vaya concienciando sobre esta Enfermedad, su cura y la posterior rehabilitación.

 

Nuestro agradecimiento a la DIRECCIÓN GENERAL DE ASISTEN­CIA SOCIAL del MINISTERIO DE SANIDAD Y SEGURIDAD SOCIAL, a nuestros socios, protectores y amigos, a cuantos nos auxilian con su comprensión y ayuda, ya que si algo nos frena en nuestras ansias de trabajo y expansión, es el eterno problema económico. PROYECTOS, IDEAS E ILUSIÓN no faltan, MUJERES y HOMBRES dispuestos para trabajar los tenemos, lo que sí nos falta es ayuda económica.

Madrid, febrero de 1981

 

(1) Organización Internacional a la cual nos honramos en pertenecer. En la página 13 de este número insertamos el Artículo I. Plataforma de sus Reglamentos.

 

 

__________________________

 

 

 

CURSO MONOGRÁFICO SOBRE ALCOHOLOGÍA Y OTRAS DROGAS

 

Director del curso: Doctor Alonso Fernández.

 

Lugar:           Aula 7ª del Hospital Clínico de San Carlos.

 

Fechas:         Todos los jueves desde el 29 de enero al 18 de junio.

 

Interviene la Asociación de EX-ALCOHÓLICOS Españoles el día 23 de abril.

 

Tema:           El punto de vista de la A. E. E.

 

Imparten:  Sr. Osete y otros miembros de la Junta Directiva.

 

__________________________

 

 

La tirada de este Boletín es desgraciadamente muy corta. Tratar de que lo lean el mayor número de personas, es cooperar a que no au­mente en España el ALCOHOLISMO, que, unido al creciente consumo de drogas, son en los momentos actuales, uno de los mayores problemas que nos afectan.

 

LA PERSONALIDAD DEL ALCOHOLÓMANO (III)

DR. ALONSO FERNÁNDEZ

 

MADEDDU y BEFFA (1967) han encontrado en la personalidad de los ALCOHÓLICOS con una particular frecuencia los siguientes rasgos: la hipertrofia del yo, que sugiere la presencia de tendencias narcisis­tas; la resistencia activa o pasivas a las influencias socioeducativas; la tendencia al aislamiento; la vulnerabilidad o incapacidad de tolerar una desilusión. “El ALCOHOL representa el medio de evasión más práctico. Entre esta serie de rasgos y mi descripción de la persona­lidad preALCOHÓLICA se producen varios puntos de coincidencias en lo fundamental.

 

La psicología del ALCOHOLÓMANO, expresada en términos psicoanalíticos, se caracterizaría, a mi modo de ver, por un “yo dema­siado débil e infantil, un “ello” demasiado reprimido, unos ideales del yo –en cuanto reencarnación del amor hacia el objeto– demasiado re­ducidos y un “superyo” –en cuanto a reencarnación de la hostilidad ha­cia el objeto– demasiado potente. En suma, una personalidad excesi­vamente reprimida bajo el imperio del superyo. Los efectos del AL­COHOL sobre tales sujetos conducen a la expansión del yo, la libera­ción del ello, la exaltación de los ideales del yo y la disolución del su­peryo.

 

Refiere SMART (1968) que muchos ALCOHÓLICOS se encuentran en un estado crónico de desesperanza y tienen una escasa orientación al futuro. Sus perspectivas de futuro no sólo están reducidas, sino que son poco coherentes.

 

Joan MCCORD (1972) se inclina por concluir que una serie de factores de presentación más frecuente en los ALCOHÓLICOS (hoga­res rotos, ausencia de amor maternal, supervisión familiar pobre o tiránica, gran amplitud familiar, posición tardía entre los hermanos) contribuyen a la construcción de un sentido muy bajo de autoestimación de donde se derivaría el ALCOHOLISMO. La misma autora halla en los niños ulteriormente ALCOHÓLICOS un nivel de expectación mucho más bajo que en el grupo control. Para esta determinación se basó en estos dos elementos familiares: la regularidad de la supervisión y la natura­leza de las exigencias planteadas al niño.

 

Para MCCLELLAND y otros (1972) la necesidad de poder es una motivación ALCOHÓLICA muy importante. Los hombres beben para sentirse más fuertes y más poderosos, y aquellos en quienes el poder personalizado es particularmente importante, tienden a beber más fuertemente.

 

PELICIER (1974, 1977) sistematiza la realidad del ALCOHÓLICO en tres registros: el registro de la realidad del mundo, el de! mun­do transformado y el del mundo de la nada como consecuencia de la em­briaguez profunda y el deterioro intelectual. “El mundo transformado es el del ALCOHÓLICO intoxicado, todavía presente en el mundo pe­ro con una presencia desnaturalizada. Es el mundo de la metamorfosis”.

 

Se confirma y perfila cada vez más la hasta ahora vaga impre­sión de que en el inventario de la personalidad multifásica de Minne­sota (MMPI) los perfiles de los ALCOHÓLICOS y los “narcoadictos (adictos a los narcóticos) se muestran esencialmente distintos. La mayoría de los ALCOHÓLICOS y los narcómanos tienen un modelo de personalidad muy diverso entre sí. Hablamos de la mayoría porque ni los ALCOHÓLICOS ni los narcoadictos constituyen en realidad una población homogénea.

 

Los estudios realizados con el concurso de múltiples tests psi­cológicos para aislar una prueba que permitiera distinguir los ALCOHÓLICOS de los no ALCOHÓLICOS han llegado a la conclusión de valorar ciertas escalas derivadas del MMPI como las pruebas más efectivas.

 

No cabe duda de la radical diversidad existente entre los perfiles integrados por cualidades psicopáticas y sociopáticas y los perfiles de­presivoansiosos. Es importante subrayar que comienzan a aparecer trabajos donde la personalidad del ALCOHÓLICO registrada con el MMPI se muestra con rasgos “semejantes” a los captados por nosotros fenomeno­lógicamente.

 

Aunque sólo sea una coincidencia limitada con los resultados obte­nidos por la vía fenomenológica, debe estimarse como un dato de cierto valor demostrativo, puesto que la convergencia se produce entre métodos muy distintos entre sí y sobre todo porque el estudio de la personalidad preALCOHÓLICA mediante cuestionario no es un planteamiento metodoló­gico adecuado.

 

KAMMEIER, HOFFMANN y LOPER (1973, 1974) realizan una investigación contrastada sobre los resultados obtenidos con la aplicación de las escalas del MMPI en dos momentos biográficos de los sujetos ALCO­HÓLICOS: al inicio de la infancia escolar –en que no tenían problemas con la bebida– y al comenzar el tratamiento. Concuerdan con los MCCORD (1960) y JONES (1968) en encontrar entre los preadolescentes y adolescentes preALCOHÓLICOS un conflicto dependencia-independencia, que se concreta en unos sentimientos pasivos y “femeninos” demasiado intensos, que tratan de compensar con una aparente postura sobremasculina, en extremo independiente.

 

La ACADEMIA AMERICANA DE PEDIATRAS (1975) emite juicios sumamente concluyentes: “Los estudios transculturales e internacionales señalan que la naturaleza de la prevalencia de los problemas del ALCOHOL en la juventud reflejan generalmente los problemas de la sociedad. Donde el ALCOHOL se usa como un medio de evasión de la privación y la deses­peranza como ocurre en poblaciones que soportan privaciones económicas y sociales, se produce un abuso entre los adolescentes tan alto como en­tre los adultos”.

 

RAYNAUT (1976) se consagra a estudiar la soledad existencial del ALCOHÓLICO: “EI ALCOHÓLICO está sólo y esta soledad es diferente según los sujetos y los períodos de su larga trayectoria existencial ALCOHÓLICA”. “Aparece ahora que diferentes tipos de viajes existen en los ALCOHÓLICOS, mucho más frecuentes e intensos de lo que se cree. Muchos de ellos han vivido verdaderos “flashes”, mientras que otros toxicómanos hablan de “flash” fácilmente. Estos se jactan de ello y los ALCOHÓLICOS se callan. La única diferencia entre ellos es una diferencia de presentación. En este viaje, que puede durar algunas horas o algunos días, el ALCOHÓLICO está sólo. Es la primera de las soledades del ALCOHÓLICO”.

 

En la primera fase existencial, de este autor, ciertos sujetos se diferencian de los consumidores triviales utilizando preferencialmente las propiedades psicotrópicas del ALCOHOL –que se traducen sobre todo en la pérdida de las inhibiciones sociales, la euforia y una discreta sensación de calor–. En la segunda fase se constituye el cuadro tóxico, es decir, las complicaciones, que pueden apare­cer muy rápidamente o hacerse esperar veinticinco años. El ritmo de la ALCOHOLIZACIÓN varía mucho de unos sujetos a otros.

 

Mediante la aplicación de un cuestionario de personalidad. CIOTOLA y PETERSON (1976) encuentran que los ALCOHÓLICOS se diferencian de los heroinómanos por ser más tímidos, inseguros, dependientes y propensos al sentimiento de culpa. Si bien estos autores quedan “mucho más impresionados por el gran número de faltas de diferencias significativas en los factores de la personalidad”.

 

Según SCHWACH (1976), “la estructura particular de la personalidad PreALCOHÓLICA” coincide con la descripción de “la estructura de la dependencia depresiva” aportada en 1972 por Elhardt: “Resulta muy difícil que ellos lleguen a presentar una petición o plantear un problema. Evitan las confrontaciones vivas con los otros, prefiriendo ajustarse a las exigencias de ellos en lugar de defender sus criterios. Su tonalidad afectiva de base se caracteriza frecuentemente por la falta de confianza en si y un sentimiento de débil valor per­sonal, tonalidad aún oscurecida por su tendencia al derrotismo pesi­mista y su incapacidad de elaborar proyectos de porvenir adaptado”.

 

Dice ODEGARD (1958) que, como excepción, hay gentes cuya vida ha estado tan cargada de problemas que era casi inevitable que se volviesen ALCOHÓLICOS o neuróticos, pero, ordinariamente, lo que el ALCOHÓLICO ha vivido no parece peor que lo que el individuo medio es capaz de soportar. ¿Es preciso entonces recurrir, para entender la génesis de la ALCOHOLOMANÍA, a la noción de una enigmática predisposición individual? Éste fue el poco fructífero camino seguido por los autores que se afanaron durante lustros en distinguir numerosos tipos estáticos de personalidad psicopática o asocial en­tre los ALCOHÓLICOS. Hay que aclarar que la situación insoportable en que está sumido un hombre cuando se inaugura en el la ALCOHO­LOMANÍA, es insoportable para él y con seguridad podría ser soportada algunas veces por hombres de desarrollo biográfico distinto.

 

La constelación básica de la personalidad preALCOHOLÓMANA precisa para producir la ALCOHOLOMANÍA el concurso de ciertos factores socioculturales directamente relacionados con el manejo del ALCOHOL. Si los factores individuales fuesen exclusivamente los responsables, como señalan PERRLN y SIMON (1962), sería imposible explicar por qué los ALCOHOLÓMANOS son infinitamente más numerosos en ciertos grupos profesionales y extremadamente raros en determinados sectores de los pueblos judío y chino.

 

También tenemos que apelar al elemento social, más concreta­mente al grado de severidad de la censura social, para entender el dato de que la frecuencia del ALCOHOLISMO sea más baja en la mu­jer que en el hombre. Con la repudiación social de que es objeto la mujer bebedora en nuestra cultura coopera otro factor restrictivo: el ALCOHOL es un símbolo de virilidad, por lo que la mujer, como dice ULLMANN (1959), no tiene necesidad de recurrir a la bebida para pa­tentizar su femineidad. El ALCOHOLISMO, no obstante, como después veremos, está invadiendo en una proporción alarmante la población femenina occidental.

 

El ALCOHOLÓMANO suele experimentar en la etapa ALCOHÓLICA inicial que su vida ha cobrado significación. TAHKA (1966) re­fiere que, en la mayor parte de los ALCOHÓLICOS que comienzan a beber en la adolescencia, el principal motivo consciente para ellos era neutralizar o combatir sus sentimientos de inseguridad e inferioridad. “En las experiencias del bebedor solitario aumenta considerablemente la autoestimación y tienden a aparecer formas megalomaníacas con sentimientos de autosuficiencia completa y omnipotencia”.

 

“La entrega a la bebida significa para este género de hombres una evasión de la realidad en la que se dilata la temporalidad". En su nuevo mundo”  se atreven a encararse con el pasado y hasta prodigan confidencias autobiográficas. Surgen nuevas aspiraciones y proyectos e incluso alguna esperanza, en cuya construcción suele cooperar la fantasía. Pero aún en estos momentos su visión del futuro es débil y sus previsiones y proyectos demasiado limitados, como refiere LEON HARD (1959) a propósito del “bebedor crónico”. Se exalta el yo indi­vidual y se hace el tránsito de estar bajo el dominio del presente a una situación que se caracteriza por la adquisición de humos de domador de hombres y gobernante de situaciones.

 

Los ALCOHOLÓMANOS llegan así a un nuevo periodo biográfico, en el que se asocian de diferentes maneras, según los casos, las con­fidencias penosas a veces acompañadas de lágrimas, los desbordados proyectos casi nunca exentos de fantasías y el comportamiento egoísta e irascible.

 

Merced a los efectos del ALCOHOL en cuanto contenidos viven­ciales, la existencia del ALCOHOLÓMANO adquiere una tonalidad fe­nomenológica más rica en vivencias. La inercia existencial es susti­tuida por el frenesí. Dicho en términos pascalianos: la existencia “decaída” e inerte se transforma en “paradisíaca”. Después se agota la orgía existencial y tiene lugar la desdiferenciación de la persona­lidad con un tono bastante unívoco.

 

La falta de espacio nos obliga a publicar el final del capitulo en el próximo Boletín.

 

CONSEJOS Y ORIENTACIONES PARA COMPRENDER

AL ENFERMO ALCOHÓLICO (y III)

 

DR. BOGANI MIQUEL

 

No intente discutir. No se empeñe en que prevalezca su criterio No se trata de un problema de averiguar o demostrar quién tiene razón, sino de demostrar con su serenidad que es capaz de ayudarle.

 

No se le ocurra protegerle frente a la bebida mediante la táctica tan común como errónea de vaciar la casa de botellas y recomendar a las gentes y lugares que frecuenta, que no le sirvan ALCOHOL. Ello le hará sentirse en ridículo, le indignará y sin lugar a dudas volverá a comprar bebidas o irá a bares donde no le pongan trabas. Sería, pues, una pérdida de tiempo y de dinero.

 

Procure no hablar del tema ALCOHOL si no inicia él la conversa­ción. De ser así, muestre toda simpatía por los pequeños logros que le cuente, siga el curso de su diálogo y si en algo no está usted de acuerdo, hágale ver que tal vez esté equivocado, pese a lo cual puede siempre contar con usted para tratar de ayudarle.

 

No incurra en el error de beber con él pensando que así beberá menos. Lo más probable es que beba igual o más, y que si empezaba a disponerse a luchar por la abstinencia, su tolerancia le concede un momento de respiro para proseguir en su actitud abúlica.

 

No tome demasiado en consideración sus celos infundados; se los dicta la propia inseguridad en sí mismo y los pequeños rechazos que percibe de usted misma.

 

No lo distancie de sus hijos. Muchas veces, deseando ser com­padecida y necesitando apoyo, intentará hacer causa común con ellos. Tal postura, le dejaría a él más desvalido. Sus hijos deben aprender a través de usted a querer a su padre pese a todo. Deben comprender que su violencia no es natural, sino fruto de la enfermedad y que sí entre todos consiguieran curarle, sería tan bueno como cualquier pa­dre.

 

No sienta celos si ve que atiende los consejos del médico, siendo así que a usted nunca la escuchó. Si tuviera el tifus, no estaría celosa del médico que le tratara. Recuerde otra vez, que su marido está en­fermo.

 

Otro error grave es perseverar en el tratamiento a domicilio por temor al qué dirán. Los perjuicios nunca ayudaron a nadie.

 

Eluda el engaño. No puede usted llevarle al especialista dicién­dole que van a visitar a un familiar. No puede llevarle al psiquiatra diciendo que van al dentista porque le duele a usted una muela. El engaño y la insinceridad tal vez sean utilizados reivindicativamente por él para eludir la cooperación.

 

Una vez sometido a tratamiento, apóyele entusiásticamente. Pe­ro no piense que todo está vencido. Cabe la posibilidad de una recaída, de un bache. Esta circunstancia no debe desanimarla, no equivale a un fracaso definitivo. Él debe percibir cuán peligrosa es la confianza ex­cesiva. Ha de darse cuenta de que dejar de beber es para él muy difícil, pero que sigue contando con el apoyo de todos ustedes.

 

Las gentes que le rodean deben mantener invariables sus costumbres. Quiere ello decir que si en su casa hay otros miembros de la familia que tienen por costumbre el beber, han de seguir con sus há­bitos. Su marido no ha de dejar de beber porque se implante la ley seca, sino porque llegue tomar conciencia de que él no puede beber.

 

No le persiga para olerle el aliento. No le sugiera que llega tarde porque viene del bar. Sí así fuera, no conseguiría nada. De estar equivocada, le haría mucho daño.

 

Ayúdele también a elaborar sus excusas cuando las circunstan­cias sociales le pongan en el brete. No se queda mal en una boda o en un vino de honor por no beber. Hay muchas personas que por una simple gastritis, por una insuficiencia hepática o simplemente porque no les gusta, prescinden del ALCOHOL.

 

Durante años, llevó usted el peso del hogar, todas las responsabilidades, incluso a veces, tuvo que trabajar para subvenir a las nece­sidades de sus hijos. Piense que esto la dignifica, no se avergüence. Pero con frecuencia, la tensión mantenida largo tiempo al dejar de beber el marido y coger el relevo de las responsabilidades, crea en la mujer una distensión que la aboca a la depresión fruto del esfuerzo sostenido. Esté usted alerta contra este riesgo.

 

Antes de pasar a enumerar unas verdades absolutas que le servi­rán para redondear su conocimiento del problema, le recuerdo dos cosas:

 

La experiencia adquirida en la lucha por la abstinencia de su marido, puede ayudar a otras personas. No escatime esfuerzos, no se guarde para sí los conocimientos adquiridos. Ayude a quienes están en circunstancias similares a la suya, y crea que su caso no es único. Hay muchos iguales o peores.

 

Y por último, piense, que aunque toda la batalla emprendida no haya acabado con una victoria, sus esfuerzos han hecho de usted una persona más comprensiva, mejor, más ecuánime. De este equi­librio se han beneficiado también sus hijos.

 

LAS VERDADES ANTES ANUNCIADAS SON:

 

- El ALCOHOLISMO es una enfermedad que tiene cura, no un vicio.

 

- Entendemos por ALCOHÓLICO a quien perdió la libertad de abstenerse, enfermando física, psíquica o socialmente.

 

- El concepto de ALCOHÓLICO viene dado por los perjuicios que ocasiona individualmente, no por la frecuencia o cantidad bebida.

 

- El ALCOHOL no es un alimento natural, su consumo corres­ponde a los intereses creados.

 

-  Para los niños y las mujeres gestantes, el ALCOHOL es un veneno.

 

-  Al ALCOHOLISMO se llega bien sea bebiendo para aliviar ten­siones insoportables para el sujeto, bien sea por el hábito de beber.

 

- Para un ex-ALCOHÓLICO, la abstinencia ha de ser completa y para siempre.

 

- Cuando enferma un ALCOHÓLICO, con él suele enfermar toda la familia.

 

 

LUCHA ANTI-ALCOHÓLICA

IX CONGRESO NACIONAL DE ALCOHÓLICOS REHABILITADOS

DE ESPAÑA

 

 

El IX Congreso Nacional de ALCOHÓLICOS Rehabilitados de Es­paña, celebrado en Alcoy (Alicante) las pasadas jornadas del 7 al 10 de agosto, ha supuesto claramente colocar un peldaño más en esa lu­cha, a menudo y desgraciadamente, demasiado callada, pero siempre continua, contra la problemática ALCOHÓLICA que mantenemos ya varios años, sin apenas ser escuchados por aquellas instituciones de este país que deberían de preocuparse por la cuestión ALCOHOLISMO, grupos de EX-ALCOHÓLICOS junto a unos pocos de psiquíatras, psi­cólogos, asistentes sociales y algunos sacerdotes, trabajando en gru­pos y asociaciones anti-ALCOHÓLICAS que, paradójicamente, siendo los medios con más posibilidades de rehabilitar personas con depen­dencia ALCOHÓLICA, son, por el contrario, los menos difundidos y ayudados en su trascendental labor social.

 

En este IX Congreso se han tratado a través de las ponencias y comunicaciones presentadas, tres temas básicos en el ALCOHOLISMO.

 

Las Asociaciones de EX-ALCOHÓLICOS Españoles de Madrid, La Coruña, Málaga, Almería, El Ferrol y Granada, presentaron una ponencia titulada: “Estudio Epidemiológico del consumo de ALCOHOL en la población infantil española. Investigándose en este trabajo acerca de las pautas de consumo de líquidos en una muestra de 28.483 es­colares, pertenecientes a colegios estatales y privados de las provin­cias de Almería, La Coruña, Granada, Madrid, Orense y Valencia. De los importantes datos obtenidos en este estudio, entresacamos uno referente a los escolares de la muestra menores de quince años, que consideramos más que significativo, verdaderamente escalofriante:

 

De los 28.483 escolares de la muestra española, 16.303, es decir, el 54, 24 %, han recibido ALCOHOL a modo de administración te­rapéutica, con lo que resulta evidente un proceso familiar en la pato­genia de la enfermedad ALCOHÓLICA.

 

La Asociación de ALCOHÓLICOS Rehabilitados del Hospital Clínico de Barcelona con el asesoramiento del Comité Médico-Social, presentaron dos importantes ponencias, la primera referida al “Trastorno de Comportamiento en hijos de padres ALCOHÓLICOS”, y la segunda: “Función Sanitaria y Social de las Asociaciones de ALCOHÓLICOS Rehabliltados”.

 

De la primera ponencia de Barcelona, y segunda de las presen­tadas al Congreso, merecen destacarse los siguientes resultados:

 

En general, los hijos de padre ALCOHÓLICO mostraron tras­tornos de conducta muy significativamente superiores a los de los otros niños y clara tendencia a las conductas depresivas.

 

En lo que respecta a la inteligencia, comprobaron que los hijos de padre ALCOHÓLICO alcanzaban unas puntuaciones significativa­mente inferiores tanto en los aspectos verbales como en los manipula­tivos, en relación a los hijos de padres no ALCOHÓLICOS.

 

Asimismo, en las pruebas de personalidad, los resultados arrojan un mayor índice de neuroticismo en los hijos de padre ALCOHÓLICO.

 

En lo referente al lenguaje, los defectos de articulación y dicción, tartamudeo, errores en la lectura y escritura, dislexias, dislalias, etc. eran superiores a las detectadas en el grupo de niños control hijos de padres no ALCOHÓLICOS.

 

La tercera de las ponencias presentadas: “Función Sanitaria y Social de las Asociaciones de ALCOHÓLICOS Rehabilitados”, es una muestra evidente de la labor que desempeñan en la rehabilitación del ALCOHÓLICO estas asociaciones, en donde enfermos y familiares re­ciben sesiones de psicoterapia encaminadas, no sólo a superar la de­pendencia ALCOHÓLICA del enfermo, sino también, estructuradas en función del proceso de reelaboración y reeducación de la personali­dad del enfermo, de su familia y por tanto, en el cambio sustancial del enfermo. En síntesis, esta última ponencia, explica el sistema y enfoque seguido en las asociaciones y grupos de Barcelona y su pro­vincia, así como los resultados obtenidos.

 

Se hace palpable que este IX Congreso Nacional ha aportado unos trabajos de investigación que nos servirán a todos para continuar con mayor formación, nuestra labor antiALCOHÓLICA. Del programa informativo que nos entregó G A R A a los asistentes a este Congreso, entresacamos un breve párrafo que escribió Adrian Espi Valdes por­que sintetiza perfectamente toda esta labor: “EL ALCOHOLISNIO existe, está aquí, entre las viejas y las más recientes generaciones, a veces disfrazado de costumbre o rito folklórico, en otras ocasiones presentándose a cuerpo descubierto con sus tentáculos aglutinadores. No podemos, pues, hacer la política del avestruz, ni escondernos, ni avergonzarnos. Lo que procede es –en termino muy hispánico– agarrar el toro por los cuernos y batirnos con ilusión y con la esperanza de la victoria”.

 

Manuel Ángel Soriano Gil

Psicólogo Clínico

de la Asociación de EX-ALCOHÓLICOS Españoles

 

El control de la publicidad de bebidas ALCOHÓLICAS es una ne­cesidad grave y esencial para evitar el progreso del ALCOHOLISMO.

 

 

INTERNATIONAL ORGANIZATION OF GOOD TEMPLARS

ESTATUTOS

 

ARTICULO 1. - FLATAFORMA

 

El propósito de la IOGT, fundada en l851, es la liberación da las gentes del mundo hacia una vida más rica libre y gratificante Es requisito indispensable, para pertenecer a esta organización, la total abstinencia de cualquier bebida intoxicante y oponerse totalmente al uso de cualquier droga o  medicamento, no prescrito por el médico que pueda crear dependencia

 

El trabajo de la organización está basado en el principio de hermandad universal de acuerdo con el cual todos los humanos tienen derecho a la libertad personal, felicidad y oportunidad para expresarse libremente y desarrollarse. Por lo tanto cada individuo tiene la res­ponsabilidad de trabajar para el bien de los demás y contribuir al progreso de la humanidad.

 

Los buenos templarios desean:

 

1. - Construir un mundo de hermandad, reuniendo a hombres y mujeres sin tener en cuenta su raza, color, nacionalidad, creencias, posición social u opinión política.

 

2. - Crear en su comunidad un buen ejemplo mediante la abstinencia total del ALCOHOL y DROGAS creantes de hábitos y trabajar el camino para crear una cultura libre de ALCOHOL.

 

3. - Inducir a los bebedores a que dejen el ALCOHOL y darles apoyo aceptándolos dentro da la organización.

 

4.-  Extender, por medio de la educación y principalmente en los colegios, el conocimiento de los efectos del oso del ALCOHOL y DROGAS.

 

5.-  Trabajar para promover y reforzar las leyes en contra de los conductores que beben y se DROGAN.

 

6.- Trabajar para conseguir una comunidad en la que la igualdad y la hermandad prevalezcan.

 

7.- Cultivar la libertad espiritual, tolerancia y cooperación en todos los campos de la vida humana.

 

8.- Trabajar para conseguir paz duradera en todo el mundo.

 

ARTICULO II. - OBLIGACIONES

 

Cada miembro deberá aceptar la obligación de llevar una vida de abstinencia total y promover la aceptación publica de este principio. Además, cada miembro aceptará apoyar y promover los princi­pios de paz y hermandad.

 

Continuará en el próximo Boletín.

 

 

CONFERENCIA INTERNACIONAL DE CULTURA. –ESTOCOLMO–1980

 

Por vez primera, un miembro de la Asociación de EX-ALCOHÓLICOS Españoles, asiste, invitado por la organización I. 0. G. T. de Suecia, a una Conferencia Internacional sobre ¡ALCOHOLISMO y dro­ga en la juventud!, con participación de la I.G.T.Y.F. y desarrollada en la ciudad de Estocolmo durante los días 19 al 24 de julio.

 

La A. E. E. Asociación a la que pertenezco, me nombra su re­presentante para asistir a cuantos actos fueran celebrados en la misma, así como presentar una ponencia titulada “Estudio Epidemiológico del Consumo de ALCOHOL por la población escolar infantil y juvenil española”, que había de ser leída en el momento y lugar que le fuera asignado. Esta lectura no fue posible por haber presentado la Delegación Alemana con anterioridad, otra con un contenido muy simi­lar a la nuestra. No obstante, se hicieron cargo de ella para ser publicada en la totalidad, o en parte, en alguno de sus órganos de comunica­ción.

 

En conversaciones mantenidas con los directores les hablé de nuestras realizaciones y proyectos para el futuro. Ellos se mostraron muy interesados en contar en España con Asociaciones Incorporadas a la Organización Internacional, deseándonos muchos éxitos en las gestiones emprendidas para luchar contra el ALCOHOLISMO.

 

Después de cumplimentar lo que podemos denominar “misión oficial” que llevaba a la Conferencia, paso a detallar las impresiones personales sobre el desarrollo de la misma, contactos establecidos, comentarios con diferentes congresistas, incidencias, etc...

 

Al llegar al aeropuerto de Estocolmo no conseguí establecer contacto con la persona encargada de recibirme. Por ello, en taxi me dirigí a la dirección de la Asamblea encontrándola cerrada. No me desanimé por ello y decidí marchar directamente al Campamento de la I.G.T.Y.F. situado en las afueras de la capital. Allí había infi­nidad de tiendas de campaña y algunos edificios. Entré al azar en uno de ellos, precisamente en el que estaba el “cuartel general” del con­junto. En él empecé mi estancia oficial como componente del equipo representante de España en la Conferencia. Como no me dieron cuen­ta de la existencia del campamento, no llevé tienda ni saco de dormir. Me asignaron una habitación para pasar la noche y una vez instalado en ella bajé a la cafetería, en la que se encontraban muchos jóvenes de toda Europa en una alegre camaradería sin necesidad de consumir ALCOHOL para obtenerla.

En este lugar encontré a Fritz Ganser que se interesó por mi llegada y si había encontrado en el aeropuerto a su enviado. Le puse al corriente de lo sucedido y cómo todo se había solucionado satisfac­toriamente. Esta misma noche conocí al representante de Portugal, con el que hablé sobre el problema ALCOHOLISMO en la Península y de las escaladas que en su consumo está llevando nuestra juventud. Coincidimos en que las autoridades deben con urgencia dictar leyes que eviten o al menos palíen estos excesos que inevitablemente los conducen al ALCOHOLISMO.

Durante la semana han tenido lugar en el Campamento diversos Seminarios sobre ALCOHOL y DROGAS, impartidos a los grupos afi­nes y en varios idiomas. Asistí a algunos de ellos y tuve contactos con jóvenes daneses, suecos, alemanes, etc., muchos de los cuales tienen idea de que los países latinos son de los más afectados por el ALCOHOLISMO y últimamente, también por las drogas. Los alema­nes y otros de la Europa central opinaron que ellos también tenían problemas con el ALCOHOL, pero en vía de resoluciones a no largo plazo.

 

Mi actuación más destacada fue en el Seminario impartido al grupo inglés. Al final del mismo, sus componentes me preguntaron qué ideas y opiniones tenía sobre los temas tratados. Mis puntos de vista, bajo el aspecto que ellos presentan el problema, es que en la cuestión legislativa nos llevan una gran ventaja en la lucha anti-ALCOHÓLICA. Ellos están consiguiendo disminuir el número de ALCOHÓLICOS, en contraposición con los países latinos –y otros que no lo son– que van en progresivo aumento. Si hubiésemos tenido que conceder medallas por el bajo coeficiente de ALCOHÓLICOS, el “oro” lo adjudicamos a los nórdicos, la “plata” a los anglosajones y el “cobre” –con cierta reserva– a la Europa central. Los latinos, al menos por ahora, estamos en ese grupo que no obtiene medalla alguna.

 

Como impresión particular, ateniéndome sólo a manifestacio­nes individuales, he comprobado que en la juventud europea hay tanta o más preocupación por las drogas que por el ALCOHOL, incluso la dependencia en ambas consideran mucho más peligrosa la de la droga. Todo ello debido posiblemente a que el ALCOHOLISMO lo tienen encauzado de manera positiva en su raíz y la droga, por estar en sus prin­cipios, aún no han sido estudiadas en profundidad las causas de su progresivo consumo. Como mi interés primordial se centraba en el ALCOHOLISMO, no insistí más en el tema y me incliné por recabar información sobre la composición de grupos, reglamentos, actuacio­nes, etc., por si fuera posible implantar en España algo similar. Esto dará lugar a un trabajo que me propongo realizar cuando las circunstancias lo permitan.

 

Todo cuanto antecede es lo referente a las jornadas de trabajo en la Conferencia. Queda por hacer mención de las atenciones que me dispensaron tanto los participantes con los que establecí contactos, como los componentes de la Dirección de la misma, que hacen consi­derar inolvidables las jornadas vividas. Desde la acogida que me dis­pensaron la noche de llegada, los contactos establecidos con los Diri­gentes al día siguiente, las intensas jornadas de la semana de trabajo, la visita de todos los asistentes de la Asamblea  unas 800 personas al parque de Suawsen, zoo y museo al aire libre, la manifestación por las calles de Estocolmo con discurso a su terminación y como final, la recepción ofrecida por el alcalde de la ciudad con una comida de despedida, se clausuró la Asamblea en la que pasé unos días inolvida­bles.

 

Madrid, 1981

C.            R. L.

 

NOTICIAS Y COMENTARIOS. –LISBOA 1981–

 

A partir del primero de enero de 1981 nuestra Asociada, SO­CIEDADE ANTI-ALCOÓLICA PORTUGUESA, ha cambiado de nombre según noticia publicada en su órgano oficial “CONTA COMIGO”. La nueva denominación es: SOCIEDADE DE AJUDA AOS ALCOÓLICOS PORTUGUESES, con los mismos OBJETIVOS, ESTATUTOS y la mis­ma DINÁMICA que con la anterior. Desde aquí les deseamos que con este nuevo título obtenga tantos o más éxitos que con el antiguo.

 

La SAAP, preocupada por la escalada incontenible del ALCO­HOLISMO en la juventud, proyecta crear la sección SAAP JUVENIL, a cuyo fin convocó un curso para informar a los jóvenes del problema ALCOHÓLICO. En él se impartirán conferencias sobre la materia todos los lunes de los meses febrero y marzo. Para final del mes de abril anuncian un Seminario intensivo en un lugar de los alrededores de Lisboa, en régimen de internado, al que asistirán jóvenes en eda­des comprendidas entre 15 y 26 años. A todos cuantos han intervenido o intervengan en estos actos, organizadores, conferenciantes y cursi­llistas nuestros cordiales deseos de que el éxito les acompañe en sus humanitarias gestiones.

 

Hemos de dar cuenta de las actividades de la SAAP en otro acontecimiento en pro de la lucha anti-ALCOHÓLICA emprendida por la dirección de la misma, o sea, la “SEMANA DE INFORMACIÓN SOBRE ALCOHOLISMO EN EL AÑO l981”. -SESA/81- (del 23 al 29 de marzo).

 

El programa –que se está desarrollando cuando se escriben estas líneas– es una ambiciosa muestra de cuantos medios son posi­ble desplegar referentes a la lucha contra el ALCOHOLISMO. Puestos para la venta y distribución de materiales alusivos a los peligros y consecuencias de esta enfermedad, serán instalados en las estaciones de los ferrocarriles y en otros lugares estratégicos. Carteles propagandísticos serán colocados en las principales calles de la ciudad y en los vehículos de transportes colectivos. Está prevista la distribu­ción de folletos alusivos a la SAAP en locales públicos y en las Escue­las Primarias se convocarán concursos de dibujos y escritos referen­tes al ALCOHOLISMO. También se cuenta con entrevistas en la radio y televisión así como reportajes en la prensa diaria. En resumen, una completa propaganda ilustrativa de cómo ha de atacarse esa lacra social que tiene el funesto nombre de ALCOHOLISMO.

 

 

FICHAS INFORMATIVAS SOBRE ALCOHOL Y ALCOHOLISMO (III)

 

 

LOS MITOS DEL ALCOHOL (I)

¿LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS

SON UN ALIMENTO?

 

Los alimentos del campo rojo de la rueda –leche, carnes, huevos, pescados– son, principalmente, PLÁSTICOS; ricos en proteínas y calcio; indispensables en las épocas de crecimiento.

 

Los situados en el campo verde –hortalizas, verduras y frutas– son los REGULADORES, necesarios para las reacciones químicas de las otras sustancias nutritivas. Son ricos en vitaminas A y C.

 

Los alimentos del sector amarillo –azúcar, cereales, aceites, grasas– se llaman ENERGÉTICOS; son muy ricos en calorías.

 

Los del grupo naranja cumplen funciones energéticas, reguladoras y plásticas, porque tienen un poco de todo. Lo forman las patatas, las legumbres, los frutos secos.

 

Lo que caracteriza a las bebidas alcohólicas entre sus componentes es, sobre todo, el alcohol y el agua. Como fuente de vitaminas y minerales, son de poco interés, porque tienen muy poca cantidad. Algunas bebidas alcohólicas tienen cantidades importantes de glúcidos (hidratos de carbono).

 

El alcohol contenido en las bebidas alcohólicas aporta siete calorías por gramo, cuando es quemado en el organismo humano. Así pues, se puede considerar como producto energético, en principio. Sin embargo, es necesario destacar las particularidades del alcohol etílico como producto alimentario energético.

 

Los glúcidos (azúcares), proteínas y lípidos (grasas), cuando se ingieren en exceso y no se utilizan inmediatamente, pueden ser almacenados en los tejidos del cuerpo y son oxidados (utilizados) según las necesidades de organismo a partir de esas reservas; estos depósitos son el tejido adiposo para las grasas y el hígado y el músculo para la glucosa.

 

El organismo, en cambio, no puede almacenar alcohol ni tampoco eliminarlo por la orina, el sudor o la respiración; sólo elimina por este medio un pequeño porcentaje, menos del 2 por 100. Así pues debe metabolizarlo, es decir, transformarlo totalmente, en otros cuerpos más simples que se pueden eliminar. Como sólo puede ser oxidado a una cierta velocidad en el hígado, el alcohol permanece en la sangre y en los tejidos, mientras termina de ser quemado. El alcohol es metabolizado o quemado en el hígado, produciéndose al final de ese proceso de transformación gas carbónico y agua.

 

El alcohol quemado en el organismo ocupa el lugar de otros combustibles, sobre todo de las grasas, a las cuales ahorra así la combustión y quedan almacenadas. El exceso de calorías alcohólicas hace engordar.

 

Cuando se bebe más alcohol del que puede oxidar el hígado por las vías metabólicas normales, deben funcionar unas vías de suplencia. Estas vías son peligrosas porque no oxidan el alcohol en exceso más que destruyendo la célula. Oxidan el alcohol por el mismo sistema que se quema un carbón malo: es decir, mezclándolo con el bueno. Se queman ácidos nucléicos y aminoácidos de la propia célula. Se quema la casa para librarse del alcohol en exceso. Estas oxidaciones engendran malnutriciones. Es por lo que es aún más peligroso beber en exceso si se come mal o con pocas proteínas.

 

Es falso pensar que las calorías del alcohol son equivalentes a las calorías que producen las sustancias nutritivas. El alcohol no es una sustancia nutritiva, plástica o reguladora indispensable como las proteínas o las vitaminas, es un producto energético por las calorías que produce, pero esta energía sólo puede ser utilizada para una parte de las necesidades calóricas de base del organismo, es decir, para los intercambios celulares básicos en condiciones de reposo. No sirve ni para el trabajo físico, ni contra el frío.

 

El alcohol tomado aisladamente fuera de toda alimentación es más tóxico que cuando se acompaña de alimentos efectivos. El vino que se bebe comiendo es mejor utilizado que si se toma en ayunas y menos peligroso.

 

Dentro de la alimentación cotidiana y de la ración calórica necesaria para cada tipo de personas: niños, mujeres, jóvenes, trabajadores de fuerza, trabajadores de oficina, etc., la ración alcohólica de una persona puede oscilar de un 8 a un 18 por 100 de las calorías diarias. Si se sobrepasa, en términos de calorías, la mitad de las necesidades calóricas de base (sin incluir las calorías necesarias para la actividad, el frío, etc.) en forma de alcohol, estamos ya en cantidades francamente peligrosas y dañinas.

 

EL VINO Y LA CERVEZA: Algunos piensan que el vino y la cerveza no son alcohol. Un litro de vino de 12 grados tiene un 12 por 100 de alcohol; cada 100 gramos de alcohol producen 700 calorías. Un litro de cerveza de 5 grados tiene el 5 por 100 de alcohol.

 

El vino tiene cierta cantidad de glúcidos, mayor en los vinos dulces, escasa cantidad de ácidos y sales diversas. La cerveza tiene mayor cantidad de glúcidos, sobre un 4 por 100, algunas sales minerales y cierta cantidad de vitaminas B1, B2 y niacina.

 

PLANIFICACION PARA UNA CAMPAÑA ANTI-ALCOHÓLICA (II)

 

 

FASE  DETECCIÓN

 

Resulta de gran utilidad para esta segunda fase de detección, el poder contar con unos datos serios y fidedignos que permitan evaluar o estimar la proporción de la población que está afectada por el ALCOHOLISMO o en peligro de estarlo. En tal sentido, en la investigación realizada hace poco en la Ciudad de Vitoria se cuenta con tales datos estimativos que cifran la proporción de ALCOHÓLICOS graves (excesi­vos) en un 2% de la población de más de 15 años, la de ALCOHÓLICOS simple es un 8%, un 20% de ALCOHÓLICOS incipientes, 20% ALCOHÓLICOS sociales, 20% bebedores ocasionales y un 30% de abstemios. La ventaja de contar con estas estimaciones es la de facilitar la posibili­dad de detección precoz del ALCOHÓLICO.

 

El segundo elemento indispensable en esta fase de detección es un Dispensario o Centro de detección y diagnóstico de los enfermos ALCOHÓLICOS que cuente con un personal médico y social especiali­zado y al que puedan dirigirse desde otras instancias o niveles detec­tores.

 

La misión del Dispensario no debe ser solamente pasiva-receptiva. De ellos deben nacer las iniciativas anti-ALCOHÓLICAS de la re­gión. Además de la captación, detección y diagnóstico, puede llevar a cabo campañas de información y estudios epidemiológicos, organización de cursillos, conferencias, etc., deberá mantener estrecha rela­ción con los Centros de tratamiento en régimen de internado.

 

Estos otros niveles de detección se efectuaría a través de perso­nas e instituciones diversas.

 

En primer lugar el médico, de entre ellos fundamentalmente el de cabecera. Si es conocedor de síntomas incipientes y premonitorios, podrá avisar y encausar una pauta de ingestión patológica, antes de que la dependencia ALCOHÓLICA se instaure irreversiblemente.

 

También los A. T. S. y Asistentes Sociales pueden desempeñar una misión importante en esta etapa de diagnóstico precoz.

 

La familia también puede ser un elemento valioso en esta labor de prevención y detección. Si cualquier miembro de la familia presu­me que un elemento de ella toma demasiado ALCOHOL, debe recabar el asesoramiento de los Centros especializados.

 

Las empresas y cuarteles, deberían efectuar una prospección periódica del personal como medida preventiva.

Así mismo las asociaciones de EX-ALCOHÓLICOS pueden cum­plir una importante misión en la detección de ALCOHÓLICOS.

 

FASE. EL TRATAMIENTO

 

El tratamiento del enfermo ALCOHÓLICO, que constituye prácticamente el 40% de la clientela psiquiátrica y que llena las salas desti­nadas a medicina interna a causa de las graves complicaciones que pro­duce en el organismo, ha de enfocarse en sus diversas vertientes, es decir de una forma pluridimensional.

 

El estado inicial del tratamiento lo constituye la desintoxicación, que según los casos podrá conseguirse ambulatoriamente o en régimen de ingreso. El marco adecuado a falta de unidades especificas anti-ALCOHÓLICAS lo constituye un servicio especializado de Psiquiatría inserto en un Hospital General.

 

La segunda fase, de deshabituación, tiene por objeto intentar que el ALCOHÓLICO abandone de una vez y para siempre la bebida. Paula­tinamente se sistematizarán entrevistas psicológicas individuales con el paciente y la familia. También se tratará de incorporar al enfermo a grupos de terapia.

 

Pues bien, en ambas fases, desintoxicación y deshabituación, de­be enfocarse el tratamiento a tres niveles:

 

a). Médico. Para el tratamiento médico se requiere como punto de partida el reconocimiento del ALCOHOLISMO como ENFERMEDAD y la asunción de su tratamiento por parte de la SEGURIDAD SOCIAL. También exige la formación y especialización de personal médico y sa­nitario, para el tratamiento anti-ALCOHÓLICO.

 

Por último, para poder llevar a cabo dicho tratamiento se debe contar con un mínimo de recursos e instituciones tales como Dispen­sarios o Ambulatorios anti-ALCOHÓLICOS, Sanatorios de ALCÓHO­LICOS o, en su defecto, Servicio especial en la sección de Psiquiatría del Hospital General, la creación de unidades de desintoxicación, las terapias individuales y de grupo.

 

b). Social-asistencial. Como se ha podido demostrar hay una serie de factores sociales que inducen y favorecen el ALCOHOLISMO, tales como la soledad, problemas de trabajo, etc., así pues para que el tratamiento resulte eficaz no basta con atender el aspecto médico y sanitario, sino que además hay que actuar sobre el ambiente modifi­cando las situaciones favorecedoras del ALCOHOLISMO y favoreciendo la creación y potenciación de una serie de recursos sociales y asisten­ciales que permitan la plena rehabilitación del ENFERMO ALCOHÓLICO.

 

Entre otras medidas sugerimos las siguientes:

 

-            Potenciación de las Asociaciones de EX-ALCOHÓLICOS.

-            Residencias para ALCOHÓLICOS sin hogar.

-            Hogares de post-cura.

- Talleres protegidos, colonias agrícolas.

 

c). Por último, y dada la influencia de la familia, es fundamental incorporar a ésta en el tratamiento anti-ALCOHÓLICO, mediante las terapias familiares, ayudándola y sosteniéndola en las necesidades so­ciales y económicas derivadas del ALCOHOLISMO.

 

Aquí termina uno de los apéndices, el titulado “Planificación para una campaña antiALCOHÓLICA”, del libro editado por Cáritas Dioce­sana con el título El ALCOHOLISMO en la ciudad de Vitoria, escrito en equipo por: Francisco Alonso Torrens, Director y Coordinador, Marta del Carmen Sánchez Moro, José María Alonso Torrens y Rafael Canales Calzadilla.

 

En el anterior Boletín (nº 9) fue transcrita la primera parte de este artículo. Un comentario del mismo, así como el estudio para su posible aplicación en el ámbito nacional, se publicarán en los próximos números.

 

Hemos de hacer constar a nuestros lectores que en anteriores Boletines se insertaron trabajos relacionados con la “Planificación de una campaña anti-ALCOHÓLICA”. El primero se publicó en el nº 5 “Un ensayo de estadística”. Sigue en el nº 6 con “Lucha antiALCOHÓLICA”. En el nº 8 le “cedemos los trastos” al equipo formado en la ciudad de Vitoria y en el nº 9 se publica la primera parte del trabajo realizado por el mismo, el cual termina en el presente número.

 

____________________________________

 

-  EL ALCHOL no es un alimento natural, su consumo corresponde a los intereses creados.

-Para los niños y las mujeres gestantes, el ALCOHOL es un veneno.

-  Al ALCOHOLISMO se llega bien sea bebiendo para aliviar tensiones insoportables para el sujeto, bien sea por el hábito de beber.

-  Para un ex-ALCOHÓLICO, la abstinencia ha de ser completa y para siempre.

-  Cuando enferma un ALCOHÓLICO, con el suele enfermar toda la familia.

 

____________________________________

 

 

La publicidad de bebidas ALCOHÓLICAS en T.V.E. ha disminui­do de manera ostensible en los últimos tiempos. No podemos decir otro tanto de la Radio y parte de la Prensa, pero ya que no es posible su erradicación, al menos que no hagan apología de las mismas ni pongan co­pas en manos de mujeres; ya tenemos bastantes ALCOHÓLICOS –tres millones– y de ellos, 750.000 son ellas.

 

LA DROGA NUESTRA DE CADA...... (y VI)

 

TERAPIA PARA FAMILIARES DE ALCOHÓLICOS

 

 

Finalizada la sesión de terapia de grupo para ALCOHÓLICOS, se celebra otra exclusivamente para familiares de estos. Hay en la sala unas treinta y cinco o cuarenta personas, en su mayoría muje­res e hijos de los ALCOHÓLICOS. El sistema de la terapia de grupo es similar a la anterior; hay un coloquio previo entre los asistentes, cada uno expone y comenta la influencia del familiar ALCOHÓLICO en el núcleo familiar. Se abre la sesión:

 

– Bueno,... veo que me toca hablar a mí la primera... En la pasada semana hablábamos de la influencia en la educación de los hijos que tiene la presencia de un padre ALCOHÓLICO, y, dejábamos pendientes para esta semana, lo que sienten los hijos de un padre en este estado. Yo tengo cuatro hijos, ahora todos son mayores de edad, pero se han formado en un hogar roto por un padre ALCOHÓLICO. Me han salido unos chicos estupendos, pero he tenido que luchar mucho para hacerles indiferentes ante la desgracia que padecía su padre, indiferentes en el sentido de que no les preocupara de cara a la gente,  que lo aceptaran como un estado de EN­FERMEDAD.

 

– Pues has tenido suerte –salta una mujer joven del grupo– porque yo ya he tenido problemas con los críos y eso que sólo tienen diez años uno y nueve otro, pero en el colegio ya han empezado a sufrir un trauma, porque mi marido es muy conocido en el barrio y los compañeros de los niños sa­ben que es un ALCOHÓLICO y se mofan de él con mis hijos. He hablado con la profesora y lo único que se le ha ocurrido es aconsejarme que me lleve a los chicos de ese colegio.

 

– Lo de siempre, los problemas sociales, de los que sólo tie­ne culpa la propia sociedad. De todas las maneras creo que somos nosotros, los familiares del ALCOHÓLICO, los que tenemos que trabajar en este sentido, empezar por concien­ciarnos nosotros mismos de que en casa tenemos a un EN­FERMO, al que hay que cuidar por encima de todo, sin temor a las críticas de las personas ajenas al problema. En el caso de los hijos, desde pequeños hay que hacerlos ver que lo que padece el padre o la madre es una ENFERMEDAD que requie­re de unos cuidados y que puede ser curada completamente, hay que mentalizarles para que no sientan vergüenza.

 

– Mi padre ha sido ALCOHÓLICO durante veinte años hasta que ahora ha dejado de beber y está rehabilitado por completo. Yo he sentido vergüenza sobre todo cuando iban a casa mis ami­gos y cuando empecé a salir con chicas. El día que le presenté a mi novia estaba completamente embriagado. Pasé mucha vergüenza, incluso lloré de rabia, gracias a ella, que hoy es mi mujer, me ha ayudado mucho en ese sentido, quizá se llegó a concienciar antes que yo.

 

– Es por culpa de los demás por lo que se destrozan los hoga­res, bueno, también, en algunos casos los familiares de los ALCOHÓLICOS no hacemos nada por evitar esto. Yo tengo un hijo, que ahora tiene 24 años, que se fue de casa a los 16, porque decía que su padre era un borracho y esto era una vergüenza para él, pero las causas eran bien distintas; sin embargo, a mi marido esto le causó un trauma que le hundió más a la bebida. Gracias a los esfuerzos que hemos hecho en común, decidió acudir a esta agrupación y empezar a rehabi­litarse, eso ha coincidido con la vuelta a casa de mi hijo, que ha pedido mil perdones por su actitud y ahora formamos una familia feliz.

 

En torno al tema de la influencia del ALCOHÓLICO en la familia, y más exactamente en el comportamiento de los hijos, surgen varias intervenciones más que no hemos recogido por ser muy similares a las ya expuestas. La sesión dura algo más que la anterior. A la salida, ALCOHÓLICOS y familiares se reúnen, cambian impresiones y van desfilando camino de unos hogares otrora partidos y ahora en periodo de revitalización.

 

Un día al mes se dan unas sesiones de terapia mixta, en las que intervienen conjuntamente los ALCOHÓLICOS y los familiares. Estas sesiones de terapia marcan un gran ritmo en la rehabilitación del EN­FERMO.

 

A modo de resumen de este informe podríamos decir que la fa­milia suele ser el ente más deteriorado por el ALCOHOLISMO. La sociedad promociona y anima a través de la publicidad y sus sistemas de relaciones a que el hombre beba y cuando éste se convierte en con­sumidor habitual del ALCOHOL, los margina, les tacha de TOXICÓMANOS y les incluye poco menos que como delincuentes en las leyes laborales y penales.

 

Hay un síntoma que es fiel exponente del problema y que nos re­lataba el presidente de la Asociación de EX-ALCOHÓLICOS Españoles: aumenta considerablemente el hábito a las bebidas ALCOHÓLICAS por parte de la juventud. En cualquier sala de fiestas, discotecas, “pubs”, etcétera, va incluida en el precio una consumición. De esta forma se obliga al individuo a beber, y además, a consumir bebidas ALCOHÓLICAS, puesto que les cuesta igual que cualquier otro tipo de refres­cos.

 

Aquí termine este INFORME ESPECAL firmado por Ángel del Río López, que con el título “LA DROGA NUESTRA DE CADA DIA” y subtítulo “EL ALCOHÓLICO, UN PARIENTE MAL AVENIDO”, fue publicado en el número 44 de la revista SOCIEDAD-FAMILIA, correspondiente a los meses abril-mayo del año 1978. Las partes I, II, III, IV y V, fueron transcritos en los números 3, 4, 5, 6 y 7 de este Bo­letín.

 

 

 

HUMOR . . .   Y ALCOHOL

 

 

 

 

 

ODA AL TINTORRO

 

Pobre tintorro mío, entre los whiskyes solo, defendiéndose a chatos y no “a gogó” ni a chorro...

Sangre de Valdepeñas, bravo y noble tintorro, sin “on the rocks” sofístico ni ceros en el cobro Salariotorro mínimo, linfa del Tomelloso, orgullo de la Mancha, puro vino sabroso,

¿quien ha cantado al whisky en nuestro Siglo de Oro? ¿A quién, di, los poetas cantaron generoso?

Mí señor don Francisco de Quevedo, el famoso, a sonetazo limpio te defendió, ¡oh tintorro! Por ti que, frente al whisky, peleas valeroso, llora Aldonza Lorenzo, flor rubia del Toboso.

 

 

 

MAESE PÉREZ    ARRIBA. -1970