ALCOHOLOFILIA

ASOCIACIÓN DE EX-ALCOHÓLICOS ESPAÑOLES

BOLETIN INFORMATIVO

N. º 8 – 1980

(DE UTILIDAD PÚBLICA)

 

 

ALCOHOLISMO, RECUERDOS, PRESENTE, FUTURO

 

Por fuerza he de remontarme a más de una década.  La Asociación la formábamos cuarenta y seis asociados.  Todos nosotros fundadores; algunos formamos la primera Junta Directiva.  Un Vocal Asesor Medico: el Doctor Santo Domingo, Un Asistente Social: la Srta.  María Arias.  Mucho entusiasmo, poca experiencia.  Economía, por los suelos.  Colaboraciones: tres Dispensarios anti-ALCOHOLICOS en Madrid; Cáritas Diocesana y como siempre un puñado de socios protectores.  Estos últimos, casi tan fundadores como nosotros.  Desde antes, la emisión radio "Ustedes Son Formidables".

Desde la lucha primaria por la subsistencia, la angustia por encontrar un local, habilitarlo y comenzar la labor de aconsejar, orientar y formalizar las primeras terapias de grupo a nivel Asociación.  Estos serían los recuerdos, no siempre angustiosos, la alegría de engrosar nuestras filas, del ser aceptados poco a poco, de mantenernos en la brecha contra viento y marea.

Desde allá el recuerdo de nuestra eterna petición de ayuda a Sanidad.  De vernos incluidos en la Seguridad Social, en alguna forma de vernos rechazados a priori, de vernos considerados "marginados de la Sociedad".

El I CONGRESO NACIONAL DE ALCOHOLICOS REHABILITADOS, organizado por algunos miembros de A. A. se celebró en Oviedo en el año 1972.  La primera petición formal, acuciante conclusión adoptada por mayoría absoluta y la petición formal a través de las Conclusiones: SER INCLUIDOS EN LA SEGURIDAD SOCIAL.  A continuación siete CONGRESOS más.  Petición unánime: SER INCLUIDOS EN LA SEGURIDAD   SOCIAL.

Al presente una visita al Presidente del Gobierno, una petición más: SER INCLUIDOS EN LA SEGURIDAD SOCIAL.  Hoy trece años más tarde, seguimos pidiendo ayuda a Sanidad.  Se ha pedido este auxilio de todas las formas imaginables, se ha exigido, se ha dialogado, se han gastado miles y miles de folios, explicando, aduciendo, reclamando.  Se han efectuado visitas a Directores Generales de Sanidad, a Subsecretarios, al Sr.  Ministro de Sanidad, dos diferentes: seguimos como estábamos hace más de una década.  Esto es un decir, pues si en aquella época éramos cuarenta y seis, ahora, al presente, somos muchos miles de mujeres y hombres que reclamamos nuestros derechos cívicos a una Sanidad justa y necesaria, pues ha quedado suficientemente claro que somos, enfermos y el ALCOHOLISMO es una enfermedad que ha de ser prioritariamente atendida.

La Dirección General de Salud Pública, haciéndose eco quizás de una necesidad primaria, como es la prevención de las enfermedades, ha editado una carpeta en la cual textualmente dice: "Pretendemos con estas fichas sobre ALCOHOL y ALCOIIOLISMO proporcionar una información que pueda ser útil al profesorado de EGB para su labor docente en este campo".  Es cierto, el contenido de esta carpeta consiste en diez fichas, en las que de forma clara y sucinta aportan todos aquellos datos que nuestros escolares deben conocer sobre el ALCOHOL y sus inherentes peligros.  Los títulos de las fichas son los siguientes:

 

LAS BEBIDAS ALCOHOLICAS Y SU PRODUCCION

TIPOS DE BEBIDAS ALCOHOLICAS

LOS MITOS DEL ALCOHOL (I)

LOS MITOS DEL ALCOHOL (II)

¿QUE OCURRE CON EL ALCOHOL QUE SE BEBE? 

LA EMBRIAGUEZ

EL USO DE BEBIDAS ALCOHOLICAS

¿QUE ES EL ALCOHOLISMO?

CONSECUENCIAS DEL ALCOHOLISMO

OTROS PROBLEMAS DEL ALCOHOL DISTINTOS AL ALCOHOLISMO

 

Ahora preguntamos nosotros: ¿son solamente los niños los que deben conocer esto?. 0 son también los miles y miles de educadores que es muy posible que tengan el mismo inocente desconocimiento de las fatales consecuencias de esta trágica enfermedad, tercera en mortalidad, responsable por sí sola de tantos miles de accidentes de carretera y laborales, problemas sociales de todo tipo, absentismo laboral, separación de familias, etc.  Desgraciadamente, estos etcéteras, son interminables y todos dolorosos.  Con esta publicación nuestra Sanidad ha comenzado a enterarse de esta terrible plaga y quiere prevenir, pretende alertar.

Muy a pesar nuestro, debemos reclamar, pues si bien es cierto que esta publicación es excelente, contiene datos faltos de oxígeno.  En la ficha que contiene y explica "Las bebidas ALCOHOLICAS y su producción, sus datos se remontan a la década 1,962-1972, en la estadística observamos que en datos absolutos, desde 1962 en que el consumo era de 9 litros por habitante y     en el 1972 de 12, pero sin embargo señala hasta 1973 un aumento de tres            puntos, esto es, en un año se preveía 15 litros. Ahora volvemos a preguntar: ¿qué es lo que ha pasado desde 1973 a 1980?  Nosotros sí lo sabemos, pero desgraciadamente nuestras cifras no podemos realizarlas.  Hoy hablamos de que una cantidad equivalente al 12% de la población española está implicada en el ALCOHOLISMO.  Hasta hace un año se hablaba solo de un 10%.  Hemos iniciado una carrera ascendente que aterroriza, pues si hace diez anos, había una mujer ALCOHOLICA por cada cinco hombres, actualmente hay tres por cada cinco.  Esto referido naturalmente a mujeres, pero si nos paramos a observar a nuestra juventud, realmente pensamos que alguien debe tomar medidas enérgicas y drásticas al respecto, pues el incremento es abrumador.  Si tenernos en cuenta que el tratamiento y rehabilitación del enfermo ALCOHOLICO es lento y penoso, en los muchachos éste proceso es aún más difícil, ya que su vida social, esta vida social que les está impuesta y de la que es imposible salirse, les estará llevando continuamente al ALCOHOL.

Si nuestra Sanidad ya ha pensado en una prevención al presente, ¿qué podemos esperar de cara a un inmediato futuro?. Las carpetas están ahí, no sabemos qué cantidad habrá de ellas, ni como serán distribuidas, pero pensamos que si ya algunos de sus datos al día de hoy están desfasados en 8 años, si esto se retrasa en su reparto, cuando esta iniciativa sea conocida, los datos que está aportando solamente servirán de recuerdo.

Con la mirada puesta hacia el futuro, ¿por qué estas carpetas no se distribuyen entre el personal sanitario?, pues si el educador es necesario en la infancia, aquellos que contactarán con el enfermo ALCOHÓLICO y que desgraciadamente en un índice altísimo, desconocen esta problemática, debería saber a qué atenerse; en una palabra, considerarnos a pesar de los inconvenientes antes apuntados, que, esta publicación debería extenderse, salir al conocimiento de más personas y eso si, que se efectúe su distribución rápidamente o al menos que Sanidad lo suministre a las Asociaciones de EX-ALCOHOLICOS, ALCOHOLICOS Rehabilitados, A. A. y a cuantas organizaciones existen hoy en contacto con esta enfermedad, para que éstas a su vez la difundan.

Y ahora hablando del futuro, pero volviendo nuestros ojos atrás , a esa década que hemos superado y en la que comenzamos y comentamos la ayuda de Sanidad con tres Dispensarios Anti-ALCOHOLICOS en Madrid ahora y si Dios no lo remedia, dentro de otros trece años seguiremos con "TRES DISPENSARIOS EN MADRID", a pesar de que la Dirección General de Salud Pública en sus carpetas señala entre 1972 y 1973 un incremento de tres puntos en el consumo de ALCOHOL por persona, casi el mismo ascenso que, hubo entre 1962 y 1972.

Evidentemente un incierto futuro para los ALCOHOLICOS y el, ALCOHOLISMO y seguimos exigiendo, pidiendo, clamando en el desierto: !SER INCLUIDOS EN LA SEGURIDAD SOCIAL!.

 

Rafael Luís Osete Mula

 

P.D. Considerando a pesar de todos los imponderables, el enorme interés que encierran estas carpetas, iremos publicando en sucesivos Boletines su contenido.  Que sea ALCOHOLOFILIA la primera que lo dé a la luz pública.  La ficha nº 1 se inserta en las páginas 21 y 22.

 

 

 

DE ULTIMA HORA...

 

En estos días, concretamente entre el 19 y 24 de julio, se celebrará en la ciudad de Estocolmo, una Conferencia Cultural que organiza I.0.G.T. de Suecia.

Un representante de nuestra Asociación asistirá y presentará en nombre de los EX-ALCOHOLICOS ESPAÑOLES, una ponencia referida al "ALCOHOLISMO EN NUESTRA JUVENTUD".

Hemos de agradecer muy sinceramente, los esfuerzos hechos por el comité organizador para que fuera posible nuestra asistencia.

Del resultado de estas jornadas de trabajo, daremos cuenta en nuestro próximo Boletín.

 

El Director

 

 

CONSEJOS Y ORIENTACIONES PARA COMPRENDER

AL ENFERMO ALCOHOLICO (I)

 

DR. EMILIO BOGANI MIQUEL

Jefe del Servicio Antialcohólico del Hospital Psiquiátrico Provincial

de Valencia

 

 

QUIEN ES ALCOHOLICO

 

Cuántas veces hemos oído la frase siguiente: "ojala esto lo hubiera sabido unos años antes... ". Así sintetizan muchos ALCOHOLICOS su pensamiento al iniciar la rehabilitación.

El ALCOHOLICO es un ser muy complejo.  Por así decirlo, su pensamiento no tiene nada que ver con el de una persona normal. No quiero con ello decir que sea mejor ni peor, pero sí que es fundamental, para poder comprenderle, aceptar que es distinto.

Un ALCOHOLICO antes de empezar a depender de la bebida, antes de necesitarla, y un ALCOHOLICO rehabilitado, es decir, que no bebe, es prácticamente un hombre normal.  Su pensamiento, es similar en sus reacciones y conclusiones al de cualquiera de nosotros y por ello se puede establecer un diálogo constructivo y normal con él.  Pero en cambio, pretender que un hombre bebido o sumergido en la neblina de su ALCOHOLISMO sea capaz de esta actitud normal, es ignorar la realidad que se tiene enfrente.

Si en alguna ocasión, sin llegar a la embriaguez, han ingerido ustedes una dosis suficiente de ALCOHOL, habrán notado que algo en su interior ha cambiado.  Este cambio es fruto de la acción del ALCOHOL sobre el sistema nervioso, sobre la personalidad.  El ALCOHOLICO está sometido a esta presión extrema a é1 de una manera continuada.  Ya no es él mismo.  Su conducta y sus reacciones no son 1as deseadas y previsibles.  La manera de tratarle no puede ser, por lo tanto, "normal".

Intentemos ver a grandes rasgos que pasa en el interior del enfermo, elaboremos un retrato robot del ALCOHOLICO tipo: cuando el individuo pierde su dominio sobre, la bebida, cuando la necesita, no por ello deja de percibir que está bebiendo en exceso.  Se da cuenta de que a la mañana siguiente tiene malestar y desánimo; entonces hace un sinfín de buenos propósitos, y desea sinceramente rectificar, pero como tome uno o dos vasos para calmar la ansiedad de la resaca, de nuevo Pierde el dominio sobre sí mismo y con ello todas las buenas intenciones se evaporan y se olvidan.  Este ciclo se repite indefinidamente.  Es imposible que su personalidad pueda resistir la evidencia repetida de su propia incapacidad, de su falta de voluntad.  Por ello, para sentirse menos incómodo frente a sí mismo, sin darse cuenta empieza a justificarse sistemáticamente.  Ya no atribuye las molestias de la mañana a la bebida -su culpa-, sino a cualquier otra cosa.  En este sentido le es más fácil vivir en paz consigo mismo proyectando en los demás la responsabilidad de lo que ocurre.  Y evidentemente, el trabajo y la familia por ser los dos elementos con los que convive más íntimamente, serán los primeros blancos hacía los que dirigirá los dardos de su crítica autojustificativa.  Esta necesidad complaciente para consigo mismo, le convierte en un simulador y por lo tanto la objetividad y el buen juicio se alejarán de su raciocinio habitual.  Llegado a esta fase, es más fácil permanecer en la niebla del ALCOHOL que soportar las resonancias de su propia conciencia. A la larga deja de ejercitar su voluntad, y ésta por el desuso se atrofia.  Hay otro aspecto muy característico de estos enfermos: la irritabilidad.  La desazón interna hace que el ALCOHOLICO, inadaptado y en continua contradicción necesite culpar a los demás de lo que realmente va mal en él mismo y por é1 mismo.  Cualquier llamada a su conciencia le replantea algo de lo que é1 ya se ha habituado a prescindir.  Incapaz ya de un juicio claro y una respuesta adecuada, se sale por la tangente de la manera más sencilla, es decir, culpando a los demás.  Su ánimo es también inconsistente y pasa con suma facilidad de una alegría tosca, ruidosa, y sin ingenio a una lacrimosidad sentimentaloide.  Creemos que este esquema es suficiente para entender cómo progresivamente el enfermo va alejándose de su personalidad normal, cómo va declinando moralmente, cómo va perdiendo la voluntad.  En el momento en que se siente hundido y ya sin fuerza para enderezarse, aparta de su mente toda idea de posible curación y se deja arrastrar por la corriente con una actitud de indiferente autodestrucción.

Ni que decir tiene, que todo este proceso no se establece en unas semanas.  Requiere años de evolución.

 

 

SITUACION DE LA ESPOSA FRENTE AL ALCOHOLICO

 

Encabezamos así este apartado, por ser la esposa en líneas generales la que se enfrenta con el enfermo, pero estos consejos generales pueden ser válidos también para los padres, hermanos y amigos.

Si aceptamos que el ALCOHOLISMO es una enfermedad, como tal hay que tratarla.  Dicho de otra forma, carece de utilidad la buena voluntad que no esté debidamente encausada.  En el transcurso de los años, muchas enfermedades que fueron "vergonzosas", han dejado de serlo: enfermedades venéreas, lepra, tuberculosis, enfermedades mentales, se ocultaban sistemáticamente.  Cuando la evolución de la medicina empezó a facilitar su curación, este carácter vergonzoso y, por lo tanto, oculto, comenzó a desaparecer.  Actualmente el ALCOHOLICO es considerado como un golfo, un perdido y un vicioso.  Médicamente esto es inadmisible y prueba de ello es que tratados adecuadamente, muchos ALCOHOLICOS dejan de serlo.

Así pues, consideramos necesario para ayudar a un paciente ALCOHOLICO, admitir esta premisa.

En segundo lugar, el deseo de ayuda ha de ser profundamente sincero y va a exigir muchos esfuerzos sobreañadidos al derroche de paciencia y buena voluntad que ya se ha hecho.

En tercer lugar, es preciso un cambio en la actitud observada hasta entonces sin resultados.

(Continuará)

 

LA PERSONALIDAD DEL ALCOHOLOMANO (I)

 

La intervención de los factores psicológicos varía mucho en los distintos apartados de la tipología de los ALCOHOLICOS.  Así como la entrega del bebedor excesivo regular al consumo habitual de ALCOHOL está condicionada principalmente por factores "socioculturales", y la del bebedor enfermo psíquico por factores "psicopatológicos", el origen de la ALCOHOLOMANIA se debe sobre todo a factores "psicológicos" bien contrastados.

La personalidad del ÁLCOHOLICO ha sido investigada desde perspectivas muy distintas.  En el planteamiento de muchas investigaciones se infiltran "algunas impurezas que atentan contra el rigor metodológico".  Especialmente, las cuatro siguientes:

 

1ª. La ausencia de una preocupación tenaz e indeclinable por deslindar el distrito de la personalidad preALCOHOLICA de las modificaciones psíquicas y la deterioración producidas por el consumo ALCOHOLICO.

2ª. El postulado de que el ALCOHOLISMO es una enfermedad unitaria o un círculo morboso homogéneo.

3ª. La centralización apriorística de la investigación en el aislamiento y la descripción de un tipo específico de personalidad proclive al ALCOHOLISMO.

4ª. Las influencias ejercidas sobre el curso y planteamiento de la investigación por prejuicios dogmáticos de las series psicopatológica, constitucionalista, psicoanalítica y fisiopatológica.

 

Algunos autores señalan que el ALCOHOLISMO es un síntoma o un síndrome, que se deriva de una enfermedad psíquica o de un desarrollo psicopatológico o mórbido de la personalidad, y optan a la hora de ocuparse de las bases psicológicas del ALCOHOLISMO por clasificar a los ALCOHOLICOS con arreglo a los tipos de enfermos psíquicos vigentes.  Algunas veces se agrega el tipo de personalidad normal.  Los enfermos ALCOHOLICOS, dice ROSEN (1960), no son tan diferentes de otros enfermos psíquicos como para requerir un apartado diagnóstico independiente.  Por mi parte, aprecio en los enfermos ALCOHOLICOS tantas peculiaridades que exijo para ellos no un apartado diagnostico independiente, sino por lo menos tres apartados.

Tampoco puede definirse la ALCOHOLOMANIA corno un apetito del organismo de base fisiológica -que es uno de los eslabones de la construcción teoréctica de Williams-.  Muchos ALCOHOLOMANOS detestan el sabor y el olor de los vinos y licores; las estimulaciones olfatorias y gustativas proporcionadas por los líquidos ALCOHOLICOS, en cambio, suelen satisfacer plenamente a los bebedores normales, sean excesivos o moderados.  Las alteraciones metabólicas, las carencias vitamínicas y otros defectos bioquímicos son determinados por la ALCOHOLIZACION progresiva y asumen, a su vez, un papel importante en la patogenia de los cuadros ALCOHOLICOS crónicos y la dependencia biológica, pero hasta aquí no se ha comprobado que intervengan en la etiología del ALCOHOLISMO.  MARDONES (1951), sin embargo, considera la causa del ALCOHOLISMO como la falta de un factor específico en la dieta y un déficit en tiamina.

Es muy importante elucidar aquí la verdadera significación etio1ógica de los factores metabólicos, porque estas teorías que consideran la idiosincrasia metabólica como el factor responsable de la ALCOHOLOMANIA primaria se basan, por lo menos parcialmente, en que el bebedor ALCOHOLOMANO carece de peculiaridades psicológicas y en que el deseo irresistible de beber es incomprensible psicológicamente y tiene siempre un origen somático. ¿Qué valor patogénico podrían tener las investigaciones sobre la personalidad si se admiten semejantes hipótesis?.

Dentro del sinnúmero de "hipótesis psicoanalíticas" emitidas para explicar el ALCOHOLISMO sobresalen por su coeficiente de prosperidad las cuatro siguientes:

 

1ª. Los ALCOHOLICOS tienen una fijación oral que les estimula a beber y, en general, a usar la boca como la principal fuente de gratificaciones.  El ALCOHOLICO, por mediación de la bebida, trata de volver al estado de bienaventuranza que disfrutaba en el pecho materno.  La personalidad del bebedor, por tanto, se adscribe al tipo oral.

2ª. Los ALCOHOLICOS se sirven de la bebida para sedar la angustia de castración.

3ª. La entrega del ALCOHOLICO a la bebida entraña una protesta hostil contra la sociedad al proyectarse sobre ésta el odio que el ALCOHOLICO profesa a su padre.  La agresividad sádica y las urgencias autodestructivas -el ALCOHOLISMO, dicen, es un suicidio inconsciente- han sido interpretadas de distintos modos por aquellos psicoanalistas que centran sus hipótesis en la agresividad, como puede apreciarse en las recopilaciones de McCORD (1959) y CHESIK (1961).

4ª. El ALCOHOLISMO es una enfermedad suscitada por la homo sexualidad latente a fin de satisfacer estas tendencias de la personalidad en el curso de las embriagueces y de establecer vínculos de camaradería con otros bebedores.

 

A pesar de los resultados negativos aportados por algunas investigaciones sobre la personalidad de algunos ALCOHOLICOS, el tema no ha perdido interés.  "La intensidad y las cualidades de la intoxicación ALCOHOLICA -dijera STAEHELIN (1960)- depende de la dosis y la clase de tóxico administrado, la duración del abuso, la resistencia del organismo y, ante todo, del estado psíquico del paciente antes de la intoxicación".  La investigación bien fundamentada de las características de la personalidad ALCOHOLICA, indicara ARMSTRONG (1958), apenas ha comenzado. ¿Cuáles son "los requisitos exigibles a una investigación sobre esta problemática"?.  En mi opinión, estos cuatro:

 

1º.     La investigación sobre un material de ex-ALCOHOLICOS ha de tomar un carácter "retrospectivo" centrándose en la personalidad pre-ALCOHOLICA.  Ello lleva a prescindir de lo que el enfermo ha llegado a ser hoy para ahondar en los tramos anteriores de su historia biográfica.  El estudio de la personalidad del futuro ALCOHOLICO tiene Su desiderátum casuístico en una serie amplia de niños o adolescentes no ALCOHOLICOS, cuyos protocolos exploratorios se revisan sucesivamente con objeto de prestar una atención especial a los que van sucumbiendo en el ALCOHOLISMO y analizar los rasgos diferenciales entre ellos y los restantes.  Esta pauta investigatoria sobre la personalidad, resulta facilitada por la inexistencia de vivencias ALCOHOLICAS que dejarían grabada en ella su impronta, la cual puede persistir aún después de haber remitido el ALCOHOLISMO.  Los McCORD (1960) han realizado una exploración directa de la personalidad preALCOHOLICA.  Por mi parte, dispongo de un cierto número de casos explorados en la etapa preALCOHOLICA por distintos motivos ocasionales -sobre todo el tratamiento de una neurosis de ellos mismos o la enfermedad psíquica de un familiar suyo-.  Estas "exploraciones directas" de la personalidad preALCOHOLICA me han permitido adquirir una información muy valiosa.

2º.     Los ex-ALCOHÓLICOS explorados se deben "distribuir" fundamentalmente en tres grupos distintos: los bebedores excesivos regulares, los ALCOHOLOMANOS y los bebedores enfermos psíquicos.  De esta suerte, las investigaciones en el curso de su realización y el examen de los resultados obtenidos en ellas se subdividen en por lo menos, tres sectores.

3º.     En los tres sectores la exploración de la personalidad debe atender a aislar "los elementos esenciales" de la misma, sin permitir que el quehacer investigatorio sea absorbido por una pretensión excesiva como es la de aislar un tipo específico de personalidad.

4º. La investigación debería manejar “el método fenomeno1ógico" excluyendo toda clase de prejuicios psicopatológicos, fisiológicos, constitucionalistas y psicoanalíticos.  El método fenomenológico, a mi forma de ver, constituye la vía más adecuada para remontarse al periodo pre-ALCOHOLICO de la historia vital interna del sujeto, así como para deslindar, dentro de la personalidad actual del ex-ALCOHOLICO, los rasgos pre-ALCOHOLICOS persistentes de las características psicológicas adquiridas en el seno del mundo ALCOHOLICO.  El registro de la historia vivencias interna, como dice BINSWANGER (1961), gira en torno a la personalidad en cuanto origen o centro de toda vivencia.

Suele afirmarse que "los tests proyectivos de la personalidad" permiten aprender las características básicas de la personalidad global con independencia de las influencias ejercidas por una situación dada.  Pero nadie puede pretender que la personalidad básica sea permanente e inmutable.  El hecho de admitir esto equivaldría a negar el atributo de organización dinámica inmanente a la personalidad.

 

Resulta evidente, pues, que jamás se debería equiparar la personalidad pre-ALCOHOLICA con la ex-ALCOHOLICA.  Entre ambas media un lapso cronológico de duración casi siempre superior, a los cinco años que se halla repleto de vicisitudes, traumas emocionales y vivencias de liberación ALCOHOLOMANIGENAS.  Existen, sin embargo, demasiados trabajos basados en aquella equiparación.  El método de algunos de ellos consiste en aplicar los "tests" proyectivos no a ex-ALCOHOLICOS, sino a enfermos en estado de ALCOHOLIZACION con la pretensión de investigar las bases psicológicas del ALCOHOLISMO y los trazos básicos de la personalidad pre-ALCOHOLICA.  Contra la utilización en exclusiva de los "tests" sincréticos de la personalidad se alza, asimismo, la escasa objetividad de los mismos.

 

Una investigación montada sobre los cuatro requisitos enumerados me permitió, en 1962, conocer y describir la constelación básica de la personalidad pre-ALCOHOLOMANA.  El hecho de que esta constelación permaneciese oculta para otros estudios puede explicarse, siguiendo a ZWERLINE (1959), porque casi siempre se enfocaba sólo el modelo de personalidad total y ello no con un sentido fenomenológico-comprensivo, sino con la pretensión de formular un diagnóstico clínico.

Algunas veces la postura adoptada por el médico -e incluso por el psiquiatra- ante el sujeto ALCOHOLICO se desvía de la postura clínica por no compartir la convicción de que el ALCOHOLISMO ES UNA ENFERMEDAD.  Se mira al enfermo ALCOHOLICO bajo el prisma del vicio y la inmoralidad.  Está perspectiva, aunque es totalmente impropia de la psiquiatría actual, continúa siendo muy cultivada.  De aquí que existan centros psiquiátricos que no saben cómo tratar a los ALCOHOLICOS ni qué hacer con ellos, y colegas que confiesen su incapacidad para asistir y comprender a los ALCOHOLICOS.

Cuando por mi parte comencé a presentar los resultados de mis investigaciones sobre la personalidad del ALCOHOLICO tuve que oir, en reuniones de "expertos", algunos argumentos críticos antipsicológicos y hostiles a los ALCOHOLICOS, entre los que destacaría un comentario muy rudimentario y a la vez muy significativo: "Yo no puedo admitir estos mecanismos de la soledad y la desesperanza entre los ALCOHOLICOS, porque para mí un borracho es un borracho".

"El hombre candidato a la ALCOHOLOMANIA se halla absorbido por una constelación constituidas por las ominosas vivencias que emanan del sentimiento de soledad o aislamiento y la desesperanza en el marco de una temporabilidad donde impera pasivamente el presente".

La esperanza actúa como una fuerza estimuladora insustituible en el despliegue y la actualización de las potencialidades creativas y axio1ógicas y como un baluarte defensivo contra las tensiones instintivas, tendenciales y emocionales.

Dice JELLINEK (1942) que el adicto al ALCOHOL bebe ya su primer vaso de cerveza o "whisky" de un modo totalmente distinto del no ALCOHOLICO.  La diferencia consistiría en que en el primero se relaja el estado de tensión emocional ya antes de haber desarrollado una dependencia para el ALCOHOL.  Para JELLINEK, ello se debe a que el ALCOHOLICO experimenta unas tensiones emocionales más intensas que otras personas del mismo sector social o quizá a su falta de capacidad para aprender a controlar las fuerzas emocionales como los demás hombres. En mi opinión, lo que sucede es que "el impacto vivenciado del ALCOHOL sobre el candidato a la ALCOHOLOMANIA disuelve el sentimiento de soledad, activa la potencialidad creativa y reduce las exageradas tensiones emocionales".  Expresado lo mismo más brevemente: "el ALCOHOL permite al pre-ALCOHOLOMANO evadirse de una situación insoportable.  De aquí que ya inicialmente los efectos del ALCOHOL sean vivenciados por é1 como una liberación

El hombre potencialmente ALCOHOLOMANO contempla neutralmente el desmantelamiento de la esperanza sin adoptar ni las actitudes emocionales de aceptación activa de desesperanza que le conducirán por la senda de la resignación a una reorganización existencial, ni las actitudes, de repulsa por las que podría abocar a la desesperación y suicidio.  "Permanece apresado en el estado de desesperación-desengaño puro", sin elevarse en las alas de la renunciación (resignación), ni sucumbir en el deseo de la autodestrucción irreversible (desesperación).

Sobre el fondo de la desesperanza pática se registran en una pequeña fracción de los candidatos a la ALCOHOLOMANIA brotes esporádicos de "desesperación".  Conceptuamos la desesperación, siguiendo a E. MINKOWSKI (1973), como una respuesta más o menos incidental a un acontecimiento actual.  Una vez que se abre el contacto con la bebida con un estilo ALCOHOLOMANO, la personalidad cobra más actividad y se acrecienta la tendencia "al suicidio".  Distintas estadísticas denotan que el suicidio se produce con mucha mayor frecuencia entre los ALCOHOLICOS que en grupos similares del conjunto de la población.  Pero la autodestrucción suele estar promovida entonces por el sentimiento de culpa o por reacciones de desesperación en relación inmediata con conflictos ambientales situativos (disputas familiares, pérdidas del empleo, etc.), mientras que en la etapa pre-ALCOHOLOMANA interviene como factor genético sólo la desesperación un tanto autóctona, es decir, sin estar motivada por un factor inmediato bien recortado.

El análisis etiológico de 134 suicidios conduce a ROBINS y colaboradores (1959) a señalar que los trastornos efectivos y el ALCOHOLISMO son responsables del 45 y 23 por 100, respectivamente.  "Aproximadamente, el 70 por 100 de las muertes por suicidio se producen en sujetos evidentemente ALCOHOLICOS o con trastornos afectivos; el suicidio no es una frecuente causa de muerte en los demás trastornos clínicos", comentan PITTS y WINOKUR (1966).

 

El final del extracto del capítulo III del discurso de ingreso en la Real Academia Nacional de Medicina: del Doctor Alonso Fernández (al que pedimos disculpas por las mutilaciones que nos vemos obligados a efectuar) será publicado en el próximo número del Boletín.

 

 

DE ÚLTIMA HORA...

 

Hemos de agradecer a las Sociedades ANTI-ALCOHÓLICAS portuguesas, su gratísima carta de. 26 de Junio.  Por falta de tiempo y aprovechando este pequeño espacio, queremos significar a nuestros SAAP el honor y la confianza depositada en nuestra Asociación, al considerarnos asociados suyos.

Al quedar a la recíproca, nos ofrecemos como colaboradores de su periódico "CONTA COMIGO".

Desde aquí les enviamos un cordialísimo saludo.

El Director

 

LA ESPOSA DEL ALCOHOLICO Y SU VERDAD

 

En un momento de soledad llama a la puerta imaginaria de los pensamientos, mis recuerdos, los amargos recuerdos, las tristes vivencias de mi pasado como esposa de un ALCOHOLICO en activo.

Dudo un momento, en si sería prudente o no escucharlos, ¿acaso tengo miedo?. ! Pero bueno... ! Si yo, la protagonista, la dueña de esos recuerdos sé cómo pasó todo, !Se que existieron... ! ¿a qué asustarme?, ¿Por qué eludirlos?, ¿por qué inquietarme?.

Además, esto es algo qué vivirá siempre conmigo, son imposibles de separarlos de mí, a no ser que padeciese de amnesia, y eso sería lo peor, ya que olvidaría que un día le quise, le tuve confianza, y hoy no lucharía por avivar ese rescoldo de cariño, ese deseo de confiar nuevamente, y como es 1ógico, mi apoyo para su sobriedad.

También es cierto que esos recuerdos se verán reemplazados por otras preocupaciones, pero sé, que en un momento de felicidad, aparecerán como por magia, sin haberlos citado.  Pero, ¿quién puede evitar eso?.  No, no se puede, por ser un capricho de la mente; tengo que ser  realista, tengo que ser prudente para no herirle y sacar los dos, "las oportunas consecuencias positivas", empezando por no mentirle ni ocultarle que lo pasado lo tengo presente, pero, no para fastidiarle y humillarle, sino para que la sinceridad "sea nuestro aval en el presente y en el futuro.

También nuestra gramática nos recuerda al conjugar los verbos que hay tres tiempos, no emitiendo para nada el pasado, así es que por esas razones, invito a mis recuerdos a una charla para el presente.

 

YO, CONMIGO. Y.... !A RECORDAR!

 

Voy a volver atrás en el libro de mi vida y situarme en aquella calurosa tarde de verano en que conocí al que más adelante llegaría a ser mí marido.  Yo siempre me dije que "el hombre de mis sueños no debería tener unas características precisas y por otro lado no debería pertenecer totalmente al mundo de los sueñas"; para mi resultó algo fantástico idealizar aquella figura varonil y darle forma en la persona elegida.

Recuerdo que le sorprendió mi sinceridad, sí, no protestes, ya se que no tengo remedio, soy así y así moriré.  Pero é1 se sintió orgulloso y podía ver en mi alma, siendo esto un gran tanto a mi favor. ¿Y si me engañó?.  En ningún momento, ya que bebía delante de mí y hubo una vez que le envidié por ese cambio de carácter movido por el ALCOHOL, e intenté tomar bebidas como é1, para así formar una pareja más igual, !vamos... para no desentonar!.

Afortunadamente mí organismo no lo resistía y a mi paladar le repugnaba, yo ignoraba que fuese una enfermedad, creía, !oh ingenua de mí!, que era un vicio y tranquila esperaba que con solo sugerirle volviera a la normalidad y de ahí nació !mi primera y gran decepción!.

¿Solo decepción?. No, fué algo así como reloj parado a la esperanza, desencanto, lluvia sin arco iris… ¿y que nació en mí?, deseo de ira, violencia; la duda, el recelo, el temor y la inseguridad eran mi paro diario, y todo por quererle, por haber unido mi vida a la suya, por habernos correspondido, por ser amada, por haber hecho de mí la madre de sus hijos, por haberme sentido útil, necesaria... compañera.

Puede que la falta de problemas le llevaran a embriagarse con más frecuencia, el buscar otras sensaciones, el trasportarse a un mundo aparentemente inofensivo, pero lo cierto es que su carácter se estaba haciendo insoportable; se lo estaba jugando todo, afecto, salud y trabajo, con una baraja carente de triunfos.  A partir de ahí cambio todo, se sintió prisionero de la droga, !y de qué modo!. !Vivir solo para beber! Qué frase más corta y cuánto infierno se encierra en ella.  Ya había una fuga en el circulo familiar y solo lo regía su instinto, no su razón.

¿Qué pasaba mientras él estaba fuera de casa?.  Un suspiro de alivio, por poder vivir unas horas como personas normales, pero flotaba una preocupación que llegaba a desesperar, por saber que volvería en peores condiciones que cuando se marchó.

¿Era un orgullo vivir en esas condiciones?. ¿Cómo puedo preguntar eso?.  Bien sé que no; es degradante, es una vergüenza y una continua pesadilla.  Oyes comentarios, te vuelven la espalda... yo me encontraba sola y no tenía un confidente, las horas eran largas, vivía segundo a segundo mi soledad, siempre con el mismo pensamiento. !Había sido reemplazada!. ¿Me engañaba?.  Si hubiera sido esto... pero no, !me había cambiado por una vulgar botella!, y eso era cruel, muy cruel.  Y además, era la diana, el blanco de sus insultos.

Los vecinos, conocidos, etc. procuraban, evitaban un encuentro que pudiera resultar bochornoso.  Le veían desaliñado, sin afeitar y siempre con prisa... para llegar el primero al mostrador de la taberna.  En casa siempre rehusaba una ducha y la ropa limpia, !y que desagradable era el olorcillo que tenía, mezcla de ALCOHOL, tabaco y suciedad!, y la pena, la inmensa pena que sentía de verle en ese camino donde podía encontrar la desesperación.

Ya entre nosotros había una especie de guerra, porque me atreví a sugerirle que, sus penas, nuestras penas, nacieron de una botella, pero él se negaba a aceptar la realidad. ¡El orgullo podía más!.

¿Qué pasó entonces?.  Por ir en el mismo barco y ser tan distintos nuestros puntos de vista, es de 1ógica que chocaran nuestro modo de ver las cosas, no eran compatibles, alguien sobraba, pero ¿quién? . Ninguno nos dábamos por vencido, nadie se retira. El insistía en beber, yo necesitaba su cambio, y mientras la realidad no esperaba, el matrimonio corría el riesgo de naufragar.

Promesas no faltaron, promesas que no se cumplieron.  Ya no había confianza, él se sentía dominado por alguien: el ALCOHOL, al que es imposible pedir justicia, pero no sería de "hombre" reconocer su culpa, así que... el dedo de la acusación señaló ¿adivináis a quién? , pues claro, no falla, !a mí, a su esposa!.

!Dios mío, Dios mío... ! ¿Cómo me defiendo yo de un demonio? !Tengo que pedir protección al cielo! y... !es tan grande mi pena!, pero... !es tan grande el cielo! y ¿me protegió?, ¿como?.  Me dio un salvavidas de esperanzas, sueños y fantasías.  Cerraba los ojos, me aislaba de todo, mi vida transcurría feliz, apacible, era compartida con el que me hizo sentir mujer.  Me llenaba de orgullo ir de su brazo, ya no había    mentiras en los besos, iba en busca de su amor y me recibía, venía a mí y lo aceptaba, pero al despertar... la realidad era la protagonista. ¿Por qué los sueños no se hacen realidad?. !Quizás por eso, porque son sueños!.

A pesar de haber pasado tiempo, a pesar de haber dejado de beber, de estar nuestras vidas en orden, sé que esos recuerdos siguen en mí y aunque sean basura, ellos servirán para fertilizar nuestra nueva  vida, ellos serán la levadura que han de fermentar para hacerlos realidad, porque é1 sabrá siempre que no me cohíbe decir la verdad.

Deseo que este comentario sirva de guía para decidir a la esposa del ALCOHOLICO al despertar de ese estado de miedo y participar con su opinión que será favorable en la rehabilitación del marido.  Creo que sería bueno conceder a la esposa igualdad de oportunidades ya que el ALCOHOLICO se basa para su recuperación en su pasado y al fin y al cabo, ella, nosotras, yo, vivimos el pasado "conscientes" día a día, siendo las protagonistas de aquello que "no solo se veía venir, sino que venía".

No llegaré nunca a comprender a aquellos esposos que dicen al negar aquí: "desde ahora, borrón y cuenta nueva"... y lo pasado, ¡pasado!. Esas personas viven sobre ascuas, preguntándole al marido, vigilándole y soñando con una recaída o sea, que viven las veinticuatro horas del día en permanente tensión: pensando en lo que dicen haber olvidado.  Es bonito acudir de vez en cuando al desván de los recuerdos nuestros y pasarles el plumero, airearlos y dejarlos en orden.

He tenido que interrumpir este trabajo para ir a recoger a mis hijos al Colegio y resulta que por la calle llevaba una cara de auténtica felicidad, como si caminara al compás de una música creada solo para mí, y he sentido, que el reloj de la esperanza, antes parado, se ha puesto a funcionar y a lo lejos aparecía el arco iris.

Para mí decir ALCOHOLISMO es decir sinceridad.  Si comprendo hoy lo que es ALCOHOLISMO es por ser consciente de haberío vivido.  Este volver al pasado ha sido positivo, por llegar a descubrir que gracias a su ALCOHOLISMO hoy nos queremos sinceramente.

 

Isabel Cobo del Valle

Esposa de EX-ALCOHOLICO

A. E. E. GRANADA

 

BIBLIOGRA FIA ANTI-ALCOHOLICA (II)

 

"Psicoterapia de grupo en ALCOHOLICOS".  Dres.  Santo Domingo y Martín García.  P. A. N. A. P.

"El ALCOHOLISMO en la ciudad de Vitoria".  E. D. I. S. Edición Cáritas Diocesana.  Vitoria. 1979.

"El ALCOHOLISMO... a lo claro".  Realizado en equipo.  Editorial Popular S.A. Bola 3. Madrid. 1979.                           1

"Datos estadísticos sobre ALCOHOLISMO y toxicomanías".  Gabinete de Estudios de la Dirección General de Sanidad.

"Los peligros del ALCOHOL".  Dr. Laguna.  Librería Sinter.  Ronda Universidad, 4. Barcelona.

"Conclusiones del Primer Seminario de Ex-ALCOHOLICOS". Región Valenciana.  Moraira.  Noviembre. 1970.

"ALCOHOLISMO, un enfoque interdisciplinario".  D. J. Pittman. Editorial Hosmé.  Buenos Aires. 1966.

 

(Continuará)

CONSUMO MEDIO ANUAL DE ALCOHOL

ESTADISTICAS COMPARADAS 1895-1970

"Bajo diferentes nombres, escribió Lancereaux en el interesante trabajo inserto en el "Dictionnaire Encyclopédique", hállanse en uso las bebidas embriagantes entre casi todos los pueblos; pero no todos abusan en el mismo grado.  Generalmente hablando, puede decirse que "el uso de los licores va en progresión creciente desde las regiones ecuatoriales hasta las regiones frías".  Lo cual puede verse en los mapas de distribución del consumo ALCOHOLICO, que traen diversos autores.  Se ha llegado a la conclusión de que los países escandinavos son la cuna del ALCOHOLISMO, el cual es propiamente una plaga anglo-sajona.  Mientras en las naciones de clima cálido la cantidad de bebidas ALCOHOLICAS consumidas cada año por habitante apenas llega a medio litro de ALCOHOL puro, de las de climas fríos en Europa la estadística arroja el resultado siguiente (cuadro de la izquierda).  El consumo en el año 1970, según LINT, citado por el Dr. Alonso Fernández, se refleja en el cuadro de la derecha.

 

                         1895                                         1970

 

       1.     Dinamarca.................... 10,00                1.      Francia.................   25,56

       2.     Islandia.......................... 9,10                2.      Italia..................      23,07

       3.     Alemania........................ 9,00                3.      España................... 18,77

       4.     Holanda......................... 6,00                4.      Luxemburgo.....      17,96

       5.     Suecia............................ 6,00                5.      Suiza...................... 17,22

       6.     Bélgica........................... 5,05                6.      Alemania (R.F.)...... 16,90

       7.     Rusia............................. 5,00                7.      Portugal................. 16,55

       8.     Suiza.............................. 5,00                8.      Rusia...................... 16,20

       9.     Francia.......................... 4,04                9.      Hungría.................. 14,40

     10.     Gran Bretaña................. 3,35              10.      Austria................... 14,00

     11.     Noruega........................ 3,25              11.      Bélgica................... 13,92

 

La estadística del año 1895 no cita más que 11 países.  La lista citada por el Dr. Alonso Fernández abarca 25, no todos europeos, puesto que en el lugar 9º está Australia (14,57 litros); en el l3º U.S.A. (13,91) 14º Nueva Zelanda (13,75), el 16º lo ocupa Canadá (11,85).

Los países europeos con menos incidencias en el consumo de ALCOHOL son: Gran Bretaña en el puesto 18º (11,08) litros, 19º Dinamarca (10,79), 20º Irlanda (10,37), 21º Suecia (9,95), 22º Holanda (8,-62). 23º Polonia (8,55), 24º Finlandia (7,94) y en el lugar 25º Noruega con (6,96).

Como se puede observar, los estadistas de aquellos pasados tiempos, fracasaron totalmente como futurólogos, dado que los países que ellos daban como poco consumidores de ALCOHOL, son los que en la actualidad ocupan los primeros puestos en las estadísticas.  Por ello cabe preguntar:

¿Qué causas han hecho posible la escalada ALCOHOLICA en países que, salvo Francia, no estaban en las listas, llamémoslas fatídicas?.

¿ Cómo ha sido posible, que países grandes consumidores de ALCOHOL, mantengan las mismas o parecidas cotas de consumo en el  transcurso de más de 80 años?.

Seguramente, ello es debido a que los Gobiernos de esos países, tomaron las pertinentes medidas para evitar el inmoderado consumo de bebidas ALCOHOLICAS.

En España, el problema ALCOHOLICO ha tomado características, no sólo preocupantes, sino trágicas.  Tenemos unos tres millones de ALCOHOLICOS, de ellos, lo que es peor, muchas mujeres, y en cifra también el número tres: !tres cuartos de millón!.

Por dicha causa todos debemos contribuir a que sean los pertinentes organismos del Estado los que tomen las adecuadas medidas para, no erradicar el ALCOHOLISMO, imposible en un país cual el nuestro, tercer productor mundial de bebidas ALCOHOLICAS, pero sí tomar las medidas pertinentes y necesarias encaminadas a que con suma urgencia abandonemos el aventajado puesto de consumo que en la actualidad "disfrutamos" y pasemos a situarnos en los lugares que ahora ocupan los países que en tiempo fueron "la cuna del ALCOHOLISMO".

 

Ávila, marzo de 1980

 

Antonio Núñez Galán

EX-ALCOHOLICO

 

NUESTRA CUATRIMESTRAL PETICION

 

La tirada de estos Boletines es relativamente corta.  Nuestro deseo es que pudiera ser leído en todos los hogares españoles.  Posiblemente con ello se lograría que muchas personas no cayeran en ese profundo y negro abismo que tiene el nefasto nombre de ALCOHOLISMO, del que como se indica en otro lugar de este número "es muy fácil entrar, pero difícil de salir".  Por ello, vista la cortedad de la tirada, rogamos a cuantos posean números del Boletín, lo hagan llegar a la mayor cantidad de personas.  Solo con ello ya contribuye a esta lucha que tenemos emprendida, no contra la bebida controlada, pero sí contra la incontrolada, que es la que conduce inexorablemente al ALCOHOLISMO.  Y eso es lo que se trata de evitar, dado que una vez caído en él, la vuelta a la normalidad se presenta acompañada de grandes nubarrones.  El deseo de curación ha de ir acompañado de una renuncia total a las bebidas ALCOHOLICAS, ya que sin este requisito la curación es casi imposible.  Las prescripciones médicas han de cumplirse con el máximo rigor.  El peligro de las recaídas es constante si falta la necesaria fuerza de voluntad para mantener la conveniente sobriedad.  Todo ello es fácil de evitar, Si se posee el suficiente conocimiento sobre los peligros inherentes que comporta el uso inmoderado del ALCOHOL.  Estas son, entre muchas, las causas por lo que tanto reiteramos la difusión del tantas veces citado Boletín.

 

UN ENSAYO DE ESTADISTICA (III)

LUCHA ANTI-ALCOHOLICA

Volvemos a repetir, en forma más amplia, uno de los dibujos publicados en el Boletín nº 6. En é se detallan las fases en que dividimos lo que hemos dado en llamar lucha anti-ALCOHOLICA.

Se representa, sólo a título de continuidad de las curvas, el quinquenio 1975-1980, sin interés alguno para nuestros proyectos.

El quinquenio 1980-1985 es el que centra por ahora, todo nuestro esfuerzo en la lucha emprendida con objeto de alcanzar, no la erradicación del ALCOHOLISMO, imposible en nuestra actual sociedad, pero si paliarlo de tal manera que abandonemos ese tan poco meritorio segundo o tercer puesto, que en las listas internacionales de ALCOHOLICOS, ocupamos en la actualidad.

 

 

El decenio 1985-1995 lo llamamos de "esperanzas", y en el cual confiamos con toda nuestra fé para huir espectacularmente de ese fatídico lugar que como ALCOHOLICOS ocupamos.

Para los lectores que no posean el Boletín nº 6, en el que se publicó la II parte de este trabajo, transcribimos lo siguiente:

"Meta", la denominamos por esperar alcanzarla en los próximos cinco anos, durante los cuales, con la colaboración de todos -Administración, Sanidad, Empresas, grupos de ALCOHOLICOS Rehabilitados, EX-ALCOHOLICOS, Cáritas Diocesana, Cruz Roja, Asociaciones Vecinales, etc.- se consiga poner en marcha el mecanismo adecuado que permita:

 

lº. Promover una campaña unitaria, de ámbito nacional en todos los medios de comunicación -prensa, radio, televisión, industrias, etc.- que advierta de los peligros inherentes a que conduce el consumo abusivo de las bebidas ALCOHOLICAS.

2º.Propugnar la URGENTE inclusión de la ENFERMEDAD ALCOHOLICA en la Seguridad Social.

3º. Creación de Centros Regionales o Provinciales para internar, sin contactos con enfermos mentales, a los enfermos ALCOHOLICOS recalcitrantes.

4º. Crear Dispensarios Anti-ALCOHOLICOS móviles, con objeto de prestar asistencia e información en aquellos lugares, que por su aislamiento y falta de comunicación lo precisaran.

5º. Dictar las leyes pertinentes a fin de que las medidas propuestas estén en pleno funcionamiento en el año 1985.

 

Aplicando con rigor los cinco puntos propuestos, no hay duda que será alcanzada con creces la "META" deseada, o sea, situar nuestro ALCOHOLISMO en un puesto similar al que ocupan en la actualidad  países, que al final del siglo pasado, soportaban los primeros lugares.

Y hasta aquí nuestra aportación a este tan interesante tema, al que teníamos anunciado su desarrollo con tanta prodigalidad.  Causas de ésta, tan en seco parada.  Una sola: la negada a nuestro poder de un libro, editado por Cáritas Diocesana, titulado "ALCOHOLISMO en la ciudad de Vitoria", el cual trata de forma magistral el estudio que nos proponíamos desarrollar.  Por ello, si existe ya un trabajo paralelo al nuestro y de más categoría, para qué gastar energías en electuario, Sigamos al que parece más completo, y en el próximo número de este Boletín será publicado el mencionado artículo.

El equipo de trabajo, autor del libro está compuesto por:

 

-      Francisco Javier Alonso Torréns Director y Coordinador

-      María del Carmen Sánchez Moro

-      José María Alonso Torréns

-      Rafael Canales Calzadilla

 

El trabajo a que nos estamos refiriendo, es uno de los Apéndices del libro y lleva por título:

PLANIFICACION PARA UNA CAMPAÑA ÁÑTI-ALCOHOLICA

 

ALCOHOLISMO EN LA MUJER

 

¡Pero mujer¡… ¿Qué haces?... NO mires con ese arrobo la copa que han puesto en tus manos… ¡es un veneno!... ¡déjala sobre la  mesa y levanta esa cara!.  Tú, con esos ojos y a tu edad, no debes mirar más que a otros, verdes como la albahaca o negros como el azabache, y si no los hay de estos colores a mano, los azules cielo, o marrones anochecer, valen.  Pero... ! por favor! ... no mires a las copas con bebidas que contengan ALCOHOL con ese éxtasis... !no merece la pena!. Puedes llegar a mirarlas más de lo conveniente y eso ya es peligroso, porque comporta, entre otros motivos, que el ingerir bebidas ALCOHOLICAS en forma incontroladas, crea dependencia y que ésta conduce a una enfermedad, temida ya por todo el mundo: se denomina ALCOHOLISMO.                                                            

Para que éste no llegue, la mujer debe estar apartada del ALCOHOL, o al menos, no se la debe inducir a que lo beba.  Hasta una frase publicitaria, en boga hace pocos años, decía que el ALCOHOL no era cosa de mujeres.  Dejarlas a ellas con sus perfúmeles, con sus modas, sus encantos, etc., pero no ponerle ALCOHOL a su alcance, porque...

"... Hoy existen multitud de datos en los que se demuestra que en el caso de una mujer ALCOHOLICA, que queda embarazada, está involucrando también a un inocente que puede sufrir las consecuencias: el feto".

 

Dr. A. Delgado

 

NOTICIAS Y COMENTARIOS

 

Con motivo del III Aniversario de la Fundación de la Asociación de ALCOHOLICOS Rehabilitados del Hospital Clínico de Barcelona (A. R. H. C.), se celebró el pasado día 20 de junio en los locales de la Delegación en Hospitalet de Llobregat, una fiesta de Amistad.

En el transcurso de la misma, tuvo lugar la entrega de una Placa al Profesor Dr. D. Juan Obiols Vié, Catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Barcelona, en agradecimiento al apoyo y colaboración prestada a esta Asociación.

En dicho acto se procedió a la entrega, a un miembro fundador de la Insignia de Oro de A. R. H. C.

La Asociación de EX-ALCOHOLICOS Españoles recibió invitación para asistir a dicho acto.  Ante la imposibilidad de asistencia de miembros de la Asociación, le fué comunicada nuestra adhesión al mismo, haciendo patente la solidaridad en el homenaje al Dr. Obiols, así como al resto de los facultativos que cooperan continua y desinteresadamente en nuestra rehabilitación.  Con las felicitaciones a la Directiva por su afortunada gestión, al socio fundador galardonado y deseándoles a todos una feliz fiesta terminaba el comunicado.

 

 

Editado por A. R. E. A. de Málaga, hemos recibido un folleto, en el que de forma clara y sencilla aborda todo cuanto se relaciona con la enfermedad ALCOHOLICA y sus problemas.

En dieciocho páginas de apretada lectura, sintetiza tanto lo referente a la adquisición como al tratamiento de la enfermedad, complicaciones familiares y sociales, recuperación, comportamiento de la Sociedad. etc.

Con nuestra más sincera felicitación a la Directiva de la Sociedad por la publicación, les alentamos a continuar el camino emprendido para la divulgación a nivel popular de la lucha anti-ALCOHOLICA en que tantos estamos envueltos.

 

 

El exceso de originales, la extensión de los mismos y el corto número de páginas del Boletín, nos impiden publicar muchos de los artículos en un sólo número.  Con esto contestamos a M. Domínguez, de Madrid, que por segunda vez nos escribe en tal sentido.  Como pregunta que cuándo se llegará a solventar esta "anomalía", hemos de comunicarle que por ahora no es posible, pero que si se fija bien observará que los capítulos completan casi todos su unidad en lo tratado y pocos son los que están divididos en dos partes complementarias.  No obstante y teniendo en cuenta la sugerencia, que consideramos muy acertada, trataremos que un día no lejano, se pueda editar el Boletín de manera que se publique íntegro cuantos trabajos nos sean enviados.

 

FICHAS INFORMATIVAS SOBRE ALCOHOL Y ALCOHOLISMO (I)

 

 

 

 

LAS BEBIDAS ALCOHOLICAS Y SU PRODUCCION

 

Las bebidas alcohólicas son productos considerados alimentarios, ampliamente difundidos en los países occidentales y concretamente en España.  Se utilizan como parte de la dieta alimentaría, pero también y cada vez con mayor intensidad, fuera de la alimentación, por resultar gratificantes en variadas situaciones.  Con frecuencia, también se utilizan como una droga, buscando los efectos que produce por su acción en el sistema nervioso central, como euforizantes y tranquilizantes.

La producción de bebidas alcohólicas ocupa un puesto importante dentro de la economía de nuestro país, tanto en los sectores agrícola e industrial, como en el comercio interior y el exterior.  Esto se fundamenta en la tradicional economía agrícola de los países mediterráneos, basada en la vid, el olivo y los cítricos.

España pues, es un país tradicionalmente productor de vino; en los últimos años ha aumentado la producción y el consumo de cerveza; la fabricación de bebidas destiladas de alta graduación y su consumo también se ha incrementado progresivamente.

España ocupa el tercer lugar en el consumo en equivalente de alcohol absoluto por habitante y año entre los países de Europa.

Está demostrado que el consumo medio por habitante en un país, guarda una relación «lineal» con la extensión de las consecuencias negativas del alcohol.  Así, cuando éste es mayor, también lo es él número de enfermos alcohólicos, el número de bebedores abusivos con alto riesgo de ser alcohólicos, el número de accidentes de tráfico y de otros tipos, las conductas de violencia de diversas clases; en general las consecuencias negativas para la salud, para el trabajo, para la familia y para la sociedad y la economía.

Cuando el consumo medio aumenta, parece que no sólo crece el número de personas que usan bebidas alcohólicas, sino que lo que más aumenta es el número de bebedores excesivos de grandes cantidades.

Nuestra sociedad fomenta su uso, no solo a través del comercio y la propaganda sino también a través de las costumbres y los hábitos sociales de gran arraigo y extensión.

Su uso es en cierta medida gratificante para los individuos, pero pasado un cierto límite que es variable, produce efectos tóxicos en general graves y muchas veces irreversibles.

El uso de bebidas alcohólicas siempre tiene para cada persona un comienzo y, por lo tanto, un aprendizaje.  Se aprende a usarlas y juntamente se adoptan una serie de ideas, de actitudes y de conocimientos sobre ellas que pueden ser ciertos o erróneos.  En general, a pesar de la estrecha convivencia que gran parte de la población mantiene con las bebidas alcohólicas, los conocimientos que se tienen sobre las mismas suelen ser incompletos cuando no falsos.

 

 

 

EN POCAS LINEAS

 

Con este título abrimos en nuestro Boletín, una nueva sección  con objeto de dar cabida, aunque sea extractándolos, a cuantos trabajos y sugerencias nos son enviados por los lectores, o sea, aquellos que por su poca extensión, o ser repetición de temas ya tratados, no se publiquen íntegramente.

 

... debemos centrar todo nuestro esfuerzo en tratar de que no  sean creados más enfermos ALCOHOLICOS.  Si esto no es posible, y se crean algunos, tratemos que entre ellos no exista ninguna ALCOHOLICA.  Difícil de conseguir, pero no imposible.  Y a las que ya tenemos, no hostigarlas ni afear su conducta, pero sí hacerles ver que su actitud va en contra de su condición femenina, y que puede ser madre de un ser desgraciado por causa de su enfermedad ALCOHOLICA.  A las que no posean la condición anterior, pedirles que se aparten del ALCOHOL, que se sometan a una seria recuperación, dejando esta DROGA como privilegio de los hombres...

L.    Martínez.  Madrid

 

 

Mi vida fué un gran tormento - en mi triste caminar

Pues no encontraba el camino - que yo deseaba andar

Siempre encontré la botella - en mi torpe deambular

Hoy que ya vivo sin ella - he aprendido a caminar.

 

J. G. Baracaldo

 

... dado el abandono en qué se tiene al enfermo ALCOHOLICO, y que recuerda en el que se encontraba en su día los afectados por la tuberculosis.

... eran ocultados por sus familiares, hacían poco por su curación... hasta que les llegaba la muerte.  Algo similar ocurre en nuestros días con el ALCOHOLISMO.

Con la tuberculosis llegó el día en que la Sociedad tomó conciencia del terrible mal y le hizo frente con energía.  Los hombres de ciencia trabajaron sobre ello encontrando la terapéutica adecuada con la que atajar esta enfermedad...

No ocurre igual con el ALCOHOLISMO, entre otras razones por de capital importancia: el ALCOHOLISMO es una enfermedad mental, ya que el ALCOHOLICO, bajo los efectos del ALCOHOL, es un demente que no sabe en el mundo que vive... está dominando por una droga... es esclavo de ella y se comporta según sus designios.

... la tuberculosis es una enfermedad netamente corporal, y la psicosis mental la crean los familiares y la sociedad en general.  Algo parecido ocurre con el ALCOHOLICO: !Nadie quiere tener un borracho en la familia! ... aquí la colaboración de los familiares para impedir la destrucción moral y material de estos seres humanos, azotados por esa nefasta droga llamada ALCOHOL, debe ser humanizada y de amplia comprensión...

J. Luís.  Avilés

 

 

HUMOR.... Y ALCOHOL

 

 

Pepe entra en los colmaos sevillanos como un señor, con estampa de hidalgo viejo.  Busca por los bares perdidos, en los barrios tocados ya por la Luna, a los trasnochadores de todas las latitudes: los poetas anónimos del verso fácil, que nunca han escrito nada para la imprenta, pero que dan a la copla sus romances, y la cantaora, que no quiere salir de entre sus calles y... ya apoyado en el mostrador, la esbelta copa de fino en la mano. Pepe da Rosa mira a la concurrencia y calibra su grado de embriaguez conforme a un decálogo que un día oyó de los labios del marqués de Bonanza y que registra así los síntomas de la buena borrachera:

 

 

- Copeo preliminar.

- Rudo copeo.

- Demostraciones amistosas.

- Negación de la evidencia.

- Exaltación de la amistad.

- Cantos regionales.

- Gritos subversivos.

- Alusiones al clero.

- Negación de la pérdida del equilibrio.

- Devolución de lo ingerido.

Extractado de un reportaje sobre Pepe da Rosa, firmado por Pedro Wender.  Fué publicado en la revista TELERADIO.

 

- Justo al salir del cuarto de baño encontré una carta de mi mujer diciendo que se marchaba para siempre.