ALCOHOLOFILIA

ASOCIACIÓN DE EX-ALCOHÓLICOS ESPAÑOLES

BOLETÍN INFORMATIVO

N. º 14 – 1978

(DE UTILIDAD PÚBLICA)

AMPLIACIONES

 

No podríamos dejar pasar este número de nuestro Boletín Informa­tivo sin hacer mención y cumplido relato de los actos celebrados en los días 29 y 30 del pasado mes de mayo con objeto de proceder a la inauguración de dos nuevos locales para ampliación de los centros de rehabilitación y terapia de enfermos ALCOHÓLICOS, efectuado por nuestra Asociación. El primero de ellos, instalado en la calle Adua­na, 25, piso 1.º, de nuestra capital, y la vecina localidad de Fuenlabrada, calle Seo de Urgel, 7, piso 1.º, D, el segundo.

Estos nuevos centros de rehabilitación y terapia son los que la Asociación viene precisando, debido al constante incremento en la atención al enfermo ALCOHÓLICO que venimos recibiendo, señal in­equívoca de que el nombre de la Asociación de Ex-ALCOHÓLICOS Españoles se va conociendo, así como la importante labor de rehabili­tación que realiza.

La apertura del local de la calle Aduana se realizó el sábado día 29, a las siete de la tarde. El piso es de gran amplitud y creemos que bastará por unos años para el servicio que pretendemos prestar. Evi­dentemente, la falta de medios económicos –cosa ya habitual en la Asociación– impidieron que las obras de acondicionamiento estuvieran terminadas. En honor a la verdad, apenas están iniciadas, pero la an­gustiosa falta de espacio en la sede social de Alonso Heredia hicieron que se precipitare un tanto la inauguración.

Hicimos coincidir con este acto la entrega de Diplomas de Socios Honorarios de la Asociación, a las personas y entidad a quienes en la Asamblea General Ordinaria y en reunión de Junta Directiva, se habían concedido: al Excmo. Sr. D. Francisco Alonso Fernández, Aca­démico de la Real de Medicina y eminente Catedrático-Jefe de Psiquia­tría en la Facultad de Medicina de la Complutense, a RADIO POPULAR DE MADRID, en representación de los medios de comunicación, y a nuestro querido Vocal-Asesor Médico Dra. María Isabel Pérez Montes.

Contestó a la entrega del Diploma, en nombre de RADIO POPULAR, su Redactor Jefe, con unas sencillas, pero elocuentes palabras, en las que agradecía nuestro nombramiento y minimizaba la gran colaboración que dicha emisora presta al enfermo ALCOHÓLICO y a la Asociación.

Nuestra doctora, visiblemente emocionada, en su doble vertiente del título y del gran secreto con que se había mantenido su nominación, aprovechando la ocasión de estar asistiendo al acto el Presidente de nuestra Delegación en El Ferrol Sr. Ferreira, relató cómo su llegada a la Asociación fue por medio de una carta, de la que era portadora, para el Presidente de Madrid, y que tras une extensa conversación con éste, en cuestión de dos días, quedaba prendada, como especialista de ALCOHOLISMO, de nuestra Obra y del “gancho” de su interlocutor. También recordó que por estas fechas se cumplen sus seis años de estancia entre nosotros.

Al acto fueron invitadas las primeras autoridades de nuestra ca­pital, de los que no contamos con su presencia física, pero en todos los casos se adhirieron a la ceremonia, excusando su ausencia por otros compromisos concertados con anterioridad. No obstante, contamos con la presencia de nuestro buen amigo y desinteresado colaborador de la Asociación y de nuestra obra, del concejal del ayuntamiento, perteneciente e U.C.D. don Luis Peral Guerra, así como una enorme afluencia de asociados y amigos que se sumaron al homenaje que de­dicamos a dos de los titulados: RADIO POPULAR y le Dra. Pérez Montes, ya que el profesor Alonso Fernández se encontraba fuere de España en esa fecha.

 

El domingo repetíamos le ceremonia de inauguración en las instala­ciones del Subgrupo en el pueblo de Fuenlabrada. En el local instalado, cedido por el Excmo. Ayuntamiento de dicha población, comenzó a fun­cionar desde ese momento y ya cuenta con un nutrido contingente de enfermos que reciben terapia de grupo dos días por semana, los martes y los viernes, dirigidos y asesorado por nuestro Vocal D. Onésimo Fer­nández, “Otto” entre nosotros. Aquí no hubo tanta alegría, ya que incomprensiblemente la presencia de nuestra Asociación en el inmue­ble no es bien vista por algunos inquilinos, encabezados éstos, paradó­jicamente por un Titulado de la Medicina. No obstante, contando con la autorización y le cesión del piso por la Autoridad Local, como men­cionaba anteriormente, el Grupo funciona sin problemas hasta el momento presente, y pensamos que la oposición inicial se va suavi­zando en la medida que el comportamiento de nuestros asociados va siendo conocido, y la acción social, familiar y humana de nuestras actividades impacte en el buen sentir y ser natural de las personas.

 

En resumen, que con más o menos incidencias y dificultades en la consecución de los planes propuestos, nos es grato comunicar a todos que ya son tres las instalaciones en servicio, en las que podremos ofrecer, si nuestras posibilidades económicas nos lo permiten, ciento dieciséis grupos de terapia mensuales.

 

Con objeto de ofrecer el homenaje al tercero de nuestros Socios Honorarios, la Asociación, una vez pasado el verano, hará entrega de la Placa de Honor al Excmo. Sr. D. Francisco Alonso Fernández, en un acto en el que se ofrecerá a los asistentes la proyección de la película “PROVlDENCE” y tras de la cual, el homenajeado ofrecerá una breve glosa de la misma. Seguidamente tendremos la cumplida satisfacción de otorgarle nuestro Título Honorífico, que al ser aceptado por el in­teresado nos concede de nuevo el Honor de contarle una vez más como uno de los nuestros y valga, con el debido respeto, la expresión.

 

Como la cabida del Salón de Actos será muy limitada, si alguno de nuestros lectores se siente interesado en asistir, le rogamos nos hagan la petición de invitación por escrito a nuestra Secretaría, calle de Alonso Heredia, 19, 1.º, derecha, Madrid-28.

 

Y por hoy aquí terminamos; la falta de espacio hace que por razón de fuerza no podamos extendernos más en, para nosotros, tan impor­tantes Actos. Hubiera sido nuestro deseo pormenorizar y redactar una extensa información, pero ello no ha sido posible. Bástenos por hoy el sucinto y quizá poco ortodoxo relato y despidámonos hasta un nuevo Editorial.

 

PAGINAS MÉDICAS

 

La familia del enfermo ALCOHÓLICO (III)

Dr. Alonso Fernández

 

“La morbilidad psiquiátrica entre los hijos de los ALCOHÓLICOS” se concentra sobre todo en tres series de alteraciones psíquicas: la misma ALCOHOLOMANÍA, la psicosis esquizofrénica y los trastornos de conducta.

La proporción de ALCOHOLISMO entre los hijos de los ALCOHOLÓMANOS es muy superior a la registrada en el seno de la población general, totalizando aproximadamente la cifra del 25 al 50 por 100.

Nadie debe deducir de esta cifra tan elevada que el ALCOHOLISMO se transmite por herencia. La mayor parte de los geneticistas y los clínicos negamos la intervención de factores hereditarios específicos en la etiología de los ALCOHOLISMOS. El heredo ALCOHOLISMO no existe.

El ALCOHOLISMO de los padres se transmite en una gran propor­ción a los hijos a través de la convivencia y no a través de la herencia (el 90 por 100 de los padres de los niños maltratados son ALCOHÓ­LICOS, según Bourgeois y otros, 1975). La transformación ALCOHÓLICA convivencial cursa por estas dos vías:

 

1.ª Una vía indirecta: en los hogares presididos por un enfermo ALCOHÓLICO, los sentimientos de soledad y desesperanza, por razones obvias, proliferan extraordinariamente entre sus des­cendientes, con lo que éstos, por de pronto, ya son portadores de la constelación personal que representa el condicionamiento psíquico de la ALCOHOLOMANIA.

2.ª   Una vía directa: por un mecanismo de “imitación” y, sobre todo, de “identificación parcial”, los descendientes tienden a entregarse al desmedido consumo de bebidas ALCOHÓLICAS produciendo el anómalo modelo parental. Como antes decía, en la identificación parcial se toma un rasgo de valor negativo –la acción de beber exageradamente en el caso que nos ocupa– de la conducta de una personalidad hacia la que se experimenta hostilidad, temor o indiferencia.

 

El riesgo es mayor entre los hijos que tienen el mismo sexo que el progenitor ALCOHÓLICO. La mejor protección para ellos viene dada por la afortunada circunstancia de identificarse con un adulto del mismo sexo fuera del ámbito familiar, quizá en el centro escolar o la­boral. En otro caso su destino se vería reducido a identificarse "absolu­tamente" con el padre del sexo “opuesto” –dato que podría repercutir sobre su ajustamiento heterosexual– y “parcialmente” con el padre del “mismo” sexo –lo que conduciría al campo del ALCOHOLISMO.

Entre los hijos de sexo opuesto, sobre todo entre las hijas de pa­dres ALCOHÓLICOS, la mortalidad para el ALCOHOLISMO es mucho más baja que en el modelo contrapuesto. Generalmente, estas hijas se identifican con la martirizada madre y adquieren paulatinamente la psicología de la víctima. La doctrina psicológica de la victimología ha demostrado que entre las víctimas se desarrolla una gran hostilidad contra el "tirano" y además una especie de concierto secreto con el que les conduce a hacer muchas concesiones a la persona que les esclaviza. Una de ellas es quizá el casarse con un hombre ALCOHÓLICO. Algunas mujeres han tratado de explicar racionalmente esta elección, diciendo que se han casado justamente con un hombre muy parecido a su padre, porque pensaban que si pudieran cambiarlo, su padre al ver este ejemplo también cambiaría.

Si bien hoy no puede mantenerse el término “heredoALCOHOLISMO” que tanto circulara durante el siglo XIX, sí podríamos hablar de una “herencia social” que se refleja, como acabamos de ver, en una ele­vada incidencia de ALCOHOLISMO y trastornos de conducta entre los descendientes, hasta el punto de constituir a menudo una enfer­medad familiar. De aquí que la terapia del ALCOHOLISMO deba ser afrontada muchas veces como una terapia familiar. En la reciente lite­ratura sobre el ALCOHOLISMO abundan las referencias sobre la terapia familiar. Una descripción de los diversos programas de tratamiento familiar, juntamente con algunos argumentos a favor de esta terapia y un análisis de su valor como investigación, figura en Janzen (1977).

A los padres ALCOHÓLICOS corresponde la mayor parte de las veces una estructura familiar fragmentaría. Y no raramente esta diso­ciación de la dinámica familiar culmina en una disociación o disgrega­ción estructural, que comporta la desaparición de la entidad familiar como tal.

Los progenitores ALCOHÓLICOS suelen adoptar una conducta fami­liar esencialmente agresiva. Las crisis de excitación agresiva son más frecuentes e intensas entre los padres ALCOHÓLICOS y siembran el pánico en el seno de la familia. Como esto suele ocurrir desde el mo­mento de la fundación familiar, la estructura de la familia no llega a integrarse unitariamente, quedando en un estado fragmentario.

Wínokur y colabs. (1971), encuentran entre los parientes de primer grado de los ALCOHÓLICOS una elevada incidencia de ALCOHOLISMO y depresión. El ALCOHOLISMO, más frecuente entre los hombres, y la depresión, entre las mujeres. Sobre esta base desarrolla la hipótesis de que el ALCOHOLISMO en los hombres sería primario y en las mu­jeres secundario a la depresión. La misma enfermedad se instauraría así de modo diferente.

“La postura adoptada por la familia” ante la conducta ALCOHÓLICA habitual de uno de los progenitores repercutirá a su vez sobre la misma conducta ALCOHÓLI CA, debilitándola o reforzándola. Podemos distin­guir así posturas familiares proALCOHÓLICAS y antiALCOHÓLICAS.

En cualquier caso, entre la reacción familiar y el progenitor AL­COHOLICO se produce una íntima interacción.

Lo más curioso es que abundan más las posturas familiares pro­ALCOHÓLICAS que las antiALCOHÓLICAS, especialmente entre las personas de sexo opuesto al progenitor ALCOHÓLICO.

El hombre ALCOHOLÓMANO tiene muchas veces sus cómplices más eficaces en la esposa y la madre. Todos hemos oído a algunas mujeres negar el ALCOHOLISMO del cónyuge. Con ello se incrementa la tendencia del ALCOHÓLICO a no admitir la existencia del ALCOHO­LISMO y se refuerza la conducta ALCOHOFÍLICA.

Ciertas reacciones de las esposas de los ALCOHOLÓMANOS expre­san aún más rotundamente la inclinación a mantener y reforzar el ALCOHOLISMO de su marido. Mac Donaid (1956), refiere cómo muchas esposas de ALCOHÓLICOS desarrollan síntomas psiquiátricos en el curso de la rehabilitación de éstos aún cuando por otra parte manifies­ten que su único deseo es conseguir la sobriedad o la abstinencia de su cónyuge.

Otras mujeres incurren en la provocativa conducta de seguir intro­duciendo bebidas ALCOHÓLICAS en el hogar cuando el marido AL­COHÓLICO comienza a abandonar sus excesos habituales. He tenido ocasión de observar a muchas esposas que no se recataban en seguir bebiendo delante de su marido ALCOHÓLICO cuando éste indicaba el tratamiento.

Con estas posturas proALCOHÓLICAS se intenta sobre todo mante­ner el mismo "status" familiar. Son posturas utilizadas para preservar la homeóstesis familiar.

Es el propio ALCOHÓLICO quien y otra vez altera el equilibrio familiar. Los miembros de la familia se esfuerzan entonces en resta­blecer el equilibrio comunitario perdido, devolviéndola la rígida estruc­tura que antaño tenía. Cuando estos esfuerzos no tienen éxito en re­petidas ocasiones y la fisonomía de la estructura familiar se vuelve cada vez más desequilibrada y progresivamente se va alejando del "status" originario, entonces y sólo entonces comienza a imponerse muchas veces en la familia el firme propósito de cambiar la psicología del miembro ALCOHÓLICO de ella sometiéndole a un tratamiento médico.

La postura familiar ante un miembro ALCOHÓLICO adolece casi siempre de conservadurismo. Está montada, como dicen Ward y Faillace (1970), sobre la pretensión de evitar la alteración del equilibrio familiar.

Por otra parte, una postura familiar punitiva ante el enfermo AL­COHÓLICO puede reforzar también la conducta ALCOHÓLICA. Ocurre que el ALCOHOLÓMANO al sentirse criticado y atacado por los miem­bros de su propia familia, especialmente a la mañana siguiente del exceso ALCOHÓLICO, se libera de los sentimientos de culpa y ver­güenza que siempre suponen un freno para la entrega a la bebida.

Al mismo tiempo, las expresiones punitivas de su esposa –con las que ella experimenta una gratificación– se vuelven cada vez más rígidas y se vinculan a la oportunidad de la posembriaguez. Se establece así una relación patológica circular de reforzamiento recíproco. Lo AL­COHÓLICO de uno estimula lo punitivo en otro y viceversa.

En las técnicas de la terapia antiALCOHÓLICA por el descondicio­namiento se pone especial cuidado en asociar el estimulo punitivo con la acción de beber. Las medidas punitivas aplicadas al día siguiente a la ingestión de ALCOHOL no pueden tener eficacia terapéutica. Ello se atribuye a que esta acción punitiva resulta desbordada por la grati­ficación emocional obtenida con la bebida en forma de una reducción de los sentimientos de temor.

Hoy sabemos que en la génesis del fracaso de las actitudes puni­tivas sustentadas a “destiempo” participa sobre todo el factor antes señalado: los sentimientos de culpa y de vergüenza en la fase de po­sembriaguez del ALCOHOLÓMANO se disuelven al sentirse el enfermo purificado y redimido recibiendo reproches ajenos o soportando cual­quier otra variante de medidas punitivas.

En contraste con el gran volumen de trabajos dedicados a la esposa del ALCOHÓLICO, existen pocas publicaciones sobre el esposo de la ALCOHÓLICA. La proporción de ALCOHÓLICAS con un marido o un amante ALCOHÓLICO oscila, de unos autores a otros, entre el 20 y el 40 por 100. Dahígren (1979), en una casuística de 51 ALCOHÓLICAS, encuentra un 50 por 100 de "maridos" ALCOHÓLICOS y un 14 por 100 de “maridos” afectados de enfermedad psíquica. Como apuntan Bochnik y otros (1959), la ALCOHÓLICA suele casarse con varones mucho ma­yores que ella. En gran parte estos matrimonios con ALCOHÓLICOS y varones mayores se producen antes de haberse iniciado el ALCOHOLISMO femenino.

Es preciso reconocer, con Dahígren (1979), que “no existen estu­dios dedicados a parejas donde ambos miembros son ALCOHÓLICOS”, a pesar de su gran interés médico, psicológico y social.

El ALCOHOLISMO femenino tiene un índice de malignidad superior al masculino, sobre todo en estos cuatro aspectos: mayor rechaza­miento social y más frecuente abandono conyugal a consecuencia del ALCOHOLISMO; un período más largo de evolución solitaria y secreta, con lo cual el diagnóstico se produce más tardíamente con alguna frecuencia; una instauración más rápida del estado de ALCOHOLIZA­CIÓN con la serie de ALCOHOLOPATÍAS (complicaciones fisiológicas y psiquiátricas), al estar peor equipado el organismo femenino para metabolizar cifras altas de ALCOHOL; unas consecuencias mucho más graves sobre la descendencia, según veremos más adelante. En una reciente revisión sobre este tema, Dahígren (1978) pone de manifiesto la coincidencia entre los autores acerca del comienzo más tardío, el curso más rápido y la incidencia de suicidios más elevada en el AL­COHOLISMO femenino que en el masculino. Mulford (1977) refiere que los maridos de las ALCOHÓLICAS son menos pacientes y toleran­tes que las esposas de los ALCOHÓLICOS y, a diferencia de éstas, no suelen esforzarse en interferir la marcha del ALCOHÓLISMO del cón­yuge e incluso algunas veces lo estimulan.

El final de este capítulo IV del discurso de ingreso del Dr. Alonso Fernández en la Real Academia de Medicina, se publicará el  próximo Boletín. En él se trata de los “Influjos tóxicos durante el embarazo”.

 

 

IN MEMORIAN

DON CÉSAR PÉREZ DE LA MANGA FERNÁNDEZ

 

Falleció en Madrid

el día 17 de agosto de 1982,

a los cincuenta y cinco años de edad

y a los nueve años de abstinencia

 

Vocal de la Junta Directiva en seis ejercicios

 

Querido amigo: Al figurar tu nombre en nuestro Boletín informa­tivo no es para recordarte mejor, pues en nuestro recuerdo no pasará inadvertido tu nombre

Tu obra, los compañeros que recibieron tu ayuda y consejo, siem­pre acertado, y la ASOCIACIÓN a la que tú siempre apoyaste desinte­resadamente te tendrán en su memoria.

Reciban tu esposa, hijos y demás familia nuestro más sincero y sentido pésame.

 

                                  LA ASOCIACIÓN

 

 

SOCIEDADE DE AJUDA AOS ALCOÓLICOS

PORTUGUESES (SAAP)

 

I CONGRESO NACIONAL DE ALCOÓLICOS RECUPERADOS

 

El día 28 del pasado mes de marzo, se reunían en la Ciudad de Lisboa alrededor de medio millar de personas, la mayor parte ALCOHÓLICOS RECUPERADOS.

Dados los vínculos de unión existentes entre S.A.A.P. y nuestra Organización, ESPAÑA estuvo representada en este acto por nuestra compañera Srta. Pilar y nuestro Presidente, en virtud de invitación especialísima y cordial de la Comisión Organizadora.

También estuvo presente el señor Fritz Ganser en representación de I.O.G.T. e I.G.T.Y.F., así como representantes de ALEMANIA y SUIZA.

Los actos del Congreso fueron celebrados en un antiguo Palacio conocido en Lisboa como CASA DO ALENTEJO, de suntuosa arquitec­tura, bellos y grandes patios de estilo mozárabe, amplios salones y magnífica decoración. La numerosa concurrencia fue cómodamente instalada, disfrutándose asimismo de una perfecta audición.

La organización del programa por el que había de regirse el Con­greso, fue un modelo en su género por la exactitud de los horarios previstos para las distintas actuaciones, así como en la elección de los temas. Por todo ello, unimos nuestra felicitación a las muchas que por este motivo han recibido los miembros del Comité Organi­zador.

El programa, según el horario previsto, dedicaba una hora para el reparto a los Congresistas de distintivos, programas y medallas conmemorativas. Saludos, encuentros de antiguas amistades y un tema prioritario en las conversaciones, el ALCOHOLISMO y sus conse­cuencias.

A las diez de la mañana, con la llegada del Excmo. Sr. Ministro de Asuntos Sociales se indica que el Congreso comienza. La ceremonia inaugural es amenizada con la actuación de la orquesta y coro “STELLA VITAE” que ejecutó un selecto programa sinfónico y coral.

El presidente de la dirección de la S.A.A.P. Sr. José Luis Ferreira de Silva, en una breve alocución alusiva al acto, declara abierto el CONGRESO.

La primera intervención en el Acto la efectúa el Dr. Pistacchini Galvao y trata del “ALCOHOLISMO y la Asistencia Psiquiátrica”.

Una breve intervención del Dr. Silva Martios con palabras alusivas al Congreso, dan paso a la Dra. Odilia Castelăo cuyo discurso versa sobre la “Reintegración Social del Enfermo ALCOHÓLICO Recuperado”.

Intervención de las Técnicas del Servicio Social D.ª Adelina Gameiro y D.ª Elisa Cruz, a las que sigue el Dr. Silva Neves con alocución alu­siva al Congreso.

Discurso del Dr. Silva Marques en el que trata de la “Problemática del ALCOHOLISMO a través de la historia”.

La intervención del Dr. Aires Gameiro disertando sobre los “Es­tudios concernientes a los ALCOHÓLICOS dependientes antes y después de la recuperación”, cierra el ciclo de discursos programados.

Una breve alocución sobre el Congreso del Dr. José Barojas y las posteriores palabras del Excmo. Sr. Ministro de Asuntos Sociales, dan por finalizada la sesión de Apertura.

Siguen los actos con la lectura de varias comunicaciones de AL­COHÓLICOS Recuperados, tanto de los inscritos con anterioridad como de los que en estos momentos deseen intervenir.

A las trece treinta se da un descanso de hora y media para efectuar la comida de fraternidad entre todos los asistentes. Fue servida en otro de los salones del Palacio, lo que puede dar idea de la extensión de los mismos.

Después de la comida se reanudaron las secciones del Congreso siguiendo con la lectura de las comunicaciones de ALCOHÓLICOS Rehabilitados, invirtiendo las dos horas y media programadas para tal fin.

Todo ello implicó un programa de trabajo apretadísimo, en el que, aparte de los temas de ALCOHOLISMO presentados por diversos es­pecialistas en la materia, fueron expuestas las vivencias y experiencias pasadas por innumerables ALCOHÓLICOS Recuperados, entre los que no podían faltar las de los dos representantes españoles y que fueron invitados a exponerlas como una prueba más de que el ALCOHOLISMO, como ha quedado demostrado, no reconoce ni sexos, ni edades ni esta­dos sociales; tampoco tiene fronteras. El ALCOHOLISMO es el mismo en cualquier lugar que se dé y tiene iguales problemas: sociales, fami­liares, laborales, físicos y psíquicos, sea en España o en el resto del mundo.

A continuación de las intervenciones de los asistentes que desearon exponer sus ideas y vivencias, fueron entregados a los Congresistas los Diplomas de asistencia y como memorable y emotivo recuerdo, las insignias que S.A.A.P. otorgaba a los ALCOHÓLICOS recuperados según el tiempo de abstinencia y que se distinguían por el color asig­nado a cada grupo según los años de rehabilitación. Debemos consignar, no sin cierto rubor, pero con evidente satisfacción, que el primer ALCOHÓLICO rehabilitado llamado al estrado fue nuestro Presidente por sus dieciséis años de abstinencia.

Con un discurso del Sr. José Luis Ferreira de Silva, y la lectura de conclusiones, quedó clausurado este I CONGRESO NACIONAL DE ALCOÓLICOS RECUPERADOS.

Y como final de esta relación de acontecimientos relatados, vaya desde aquí nuestro agradecimiento, tanto personal como en nombre de nuestra Asociación por el trato, atenciones y dedicación dispensada a nuestros dos compañeros, no sólo a nivel del propio Congreso, así como fuera del mismo, ya que no les faltó la visita, que si bien corta, fue espléndida en cuanto a su recorrido por la hermosa y acogedora ciudad de LISBOA.

Al Sr. Presidente de S.A.A.P. Sr. Ferreira; a los miembros del Con­sejo de Dirección, al Equipo Técnico y muy especialmente, al Director de S.A.A.P. y Organizador Sr. Major José Baptista Mendes y a su esposa, que con su dedicación hicieron posible que nuestra estancia en LISBOA sea inolvidable.

Rafael Luis Osete

Presidente

 

CONGRESO EN BERGEN (Noruega)

 

 

Con la premura de tiempo que el cierre de esta edición obliga, de una forma generalizada y superficial, informo de la Asamblea Interna­cional de la IOGT, celebrada en Bergen entre los días 18 y 23 de julio, a la que asistí por delegación de la Junta Directiva en representación de la ASOCIACIÓN DE EX-ALCOHÓLICOS ESPAÑOLES.

 

Es necesario destacar ante todo la organización y los niveles de convivencia que he tenido ocasión de comprobar, máxime si tenemos en cuenta que los Asambleístas se elevaban a DOS MIL y que TREINTA PAÍSES comprendían sus componentes. La renuncia a los afanes de protagonismos, las desinteresadas colaboraciones, y en definitiva, la calidad humana, han hecho posible que semejante “jungla” de perso­nas y lenguas funcionara, cumplimentando una apretada agenda de trabajo, destinada a buscar fórmulas de comportamiento que permitan evidenciar valores humanos, lejos de injusticias, hostilidades, margina­ciones y cualquier tipo de drogadicción.

 

Dentro de este planteamiento, el ALCOHOLISMO, sus políticas de rehabilitación, prevención e información, han ocupado un lugar prefe­rente, dada la importancia del gravísimo problema que para la Sociedad representa. A este respecto, quiero destacar una propuesta al Equipo Directivo de la IOGT, en el sentido de crear una Secretaría Internacio­nal, que se ocupe de aglutinar situaciones y legislaciones a nivel mundial, para conjuntamente con la Organización Mundial de la Salud, establecer un amplio frente de lucha que combata el consumo de bebidas ALCOHÓLICAS.

 

De la Asamblea en general, y especialmente de los temas que anteceden, daré cumplida, extensa y precisa información en el próxi­mo número de “ALCOHOLOFILIA”, una vez traducido todo el material que se ha manejado en la misma. Quiero, no obstante, dejar constan­cia de las innumerables atenciones de que he sido objeto, de la enorme preocupación que despierta el ALCOHOLISMO en España, y de una propuesta, que tras un pronunciamiento favorable en la votación que tuvo lugar en el Congreso de ITECA, con el resultado de que un componente de nuestra Junta Directiva representando a ESPAÑA, formará parte de los tres Miembros de Consulta del Consejo de Dirección de esta Organización. Siete fueron las candidaturas presentadas y pros­peraron las de Alemania, España y Suiza, por este orden.

 

Como queda indicado, en el próximo número del Boletín, ampliaré estas inolvidables Jornadas, cuyas experiencias, por desconocidas, resultan de un inestimable interés.

 

Natalio Patón

Secretario General

 

Entre los días 18 y 23 del pasado mes de julio, tuvo lugar la Asamblea Internacional de la IGTYF en Bergen (Noruega). Estábamos alojados en una escuela (Äsaba Folkehgskola) a unos 20 Km. de la ciudad, en medio de un paisaje de extraordinaria belleza, a orillas de uno de los innumerables fiordos noruegos.

 

Afortunadamente para mí, pude conocer lo que es una Asamblea Internacional de la organización IGTYF. Es posible que si volviese otra vez, pudiera sacar más provecho, pero jamás podré revivir las experien­cias y descubrimientos de la primera vez; los sentimientos que expe­rimenté serán fácilmente comprensibles si digo que cuando llegaba la hora de volver, sólo quería llorar y continuar allí.

 

No voy a explicar ahora los contenidos del Congreso, porque qui­siera hacer un largo informe sobre él y, además, a tan sólo tres días del regreso, sólo he conseguido catalogar algunas sensaciones. Quiero, sin embargo, resaltar lo que para mí ha sido más importante: el des­cubrimiento de que todavía existe la amistad y la solidaridad. Durante una semana hemos convivido casi 800 jóvenes de aproximadamente 25 países y nunca antes había visto la facilidad con que nos podemos entender, cuando la mente esta libre de prejuicios y todos buscan el mismo fin, respetando siempre los pensamientos de los demás. Una muestra de ello fue la extraordinaria manifestación que hicimos con­juntamente la IOGT y la IGTYF por las calles de Bergen, la tarde del día 22 de julio, contra las drogas y el ALCOHOL y por la Paz y la Justicia.

 

Me dicen que no hay espacio y tengo que terminar, pero si esto os interesa, espero que leáis el próximo número, donde podré escribir un largo resumen.

 

NUESTRAS ACTIVIDADES

 

Seguimos con las informaciones. En la primera de ellas he­mos de tratar de las EXCURSIONES programadas por la Asocia­ción, que este año, por los muchos gastos efectuados en el acon­dicionamiento del nuevo local, las tenemos que hacer en singular, o sea, que no hay más que la EXCURSIÓN A RIAZA.

 

Otra noticia interesante es la de comunicar que en los días 9, 10, 11 y 12 de OCTUBRE próximo, se celebrará en MÁLAGA el XI CONGRESO NACIONAL DE ALCOHÓLICOS REHABI­LITADOS.

 

En caso de estar interesado en asistir deberás inscribirte en SECRETARÍA a los compañeros NATALIO PATÓN o JUAN GABARRÓN, debiendo abonar el 50 por 100 de la inscripción. Las condiciones son las siguientes:

                                                                                   Pesetas

  Inscripción al CONGRESO………………………  1.000

Habitación y media pensión de tres días

 En habitaciones de dos camas………………….....   5.250

 En habitaciones de cuatro camas………………....    5.100

 

(Estos precios son por persona.)

La media pensión comprende: cama, desayuno y comida.

El transporte correrá a cargo de los interesados.

n esta ocasión el hospedaje se sujeta a media pensión con el fin de que la cena –excepto el día de la llegada– puedan ha­cerla, bien en la propia habitación, que está acondicionada para ello, o fuera del hotel, ya que al tratarse de un lugar turístico puede interesar ir de noche a otros lugares. También podrá contratarse la cena en el hotel.

 

Por ser las plazas limitadas, te encarecemos la mayor cele­ridad en la inscripción, dado que los organizadores del Congreso precisan saber con exactitud el número de asistentes al mismo.

En el caso del CONGRESO, la Junta Directiva estudiará en su momento si puede subvencionar de alguna forma a los con­gresistas.

Siguiendo con las noticias de reuniones, jornadas de convi­vencias, etc., no podemos dejar de referirnos a las celebradas en los días 6 al 12 de abril en el Albergue Juvenil de Torremolinos. Del Boletín publicado al final de la reunión extractamos:

 

I JORNADAS DE CONVIVENCIA

 

Sí…  ES ESTO. De gran éxito podemos calificar estas Primeras Jornadas de Convivencia en Torremolinos, donde compañeros codo a codo, desayunamos, comimos, dormimos y trabajamos juntos en fraternal compañía. En definitiva, VIVIR y COMPARTIR JUNTOS en paz y tranquilidad (...) No se perdió el tiempo, no señor; desde el primer día, se comenzó a trabajar, sin prisas pero sin pausas. Tras el desayuno se preparaba la Mesa de Trabajo. Asistió quien quiso, el que no…  a la playa (...) Aún así la Mesa estaba suficientemente nutrida y plena de mag­nífica representatividad.

 

Las tardes libres, a pasear o conocer los aledaños, sin olvidar las noches de Torremolinos (...) No obstante no faltaron los corrillos en torno al Albergue, donde se compartían experiencias de sinsabores convividos en nuestras desconocidas, pero para­lelas vidas (...) Las distintas geografías españolas exponían sus diferencias, no tan distantes; se hablaba de todo, pero sobre todo, se hacía TERAPIA.

El día 8, segundo de las Jornadas, se celebraron reuniones de Terapia para ALCOHÓLICOS y paralelamente otra para fami­liares, que fueron coordinadas por Técnicos Sanitarios (...) Al día siguiente asistimos todos en convivencia con los compañeros de la Asociación A.R.E.A. de Málaga a una reunión de Terapia General en los salones del local de la misma, donde fuimos ob­sequiados con una chocolatada de hermandad, (...)

 

La GRAN SORPRESA, nos la proporcionaron la gente menuda, celebrando una reunión de Terapia ellos solos, bajo la dirección de Asistentes Sociales de Santurce y Málaga. A continuación prepararon una reunión conjunta con los ALCOHÓLICOS y Fa­miliares, en la que nos pusieron en un brete, tanto de orden en la coordinación como de sabiduría y sagacidad en sus encuestas, así como la firmeza en sus contestaciones a las preguntas de los mayores. Una loable experiencia digna de repetirse en cada Asociación. Al final se comprometieron a presentar una comu­nicación libre al XI CONGRESO NACIONAL.

 

Merece destacar entre las actividades las dos excursiones realizadas, una a Mijas (...) y la otra, en la que vivimos una tarde inolvidable al visitar las Cuevas de Nerja y su famoso Balcón de Europa (...).

 

En resumen, a medida que se consumían los días, las horas diríamos, se nos alejaba la magnífica experiencia y al final la partida, con la firme promesa de difundirla y recomendar se propague por las distintas provincias a fin de repetirlas en las mismas y así tomar más contactos entre ALCOHÓLICOS, fami­liares y niños, de lo que tan necesitados estamos. Todo ello nos hace exclamar... ¡¡¡SI, ES ESTO!!!

En las MESAS DE TRABAJO se elaboraron conclusiones que se decidieron elevar a sugerencia al COMITÉ ORGANIZADOR del XI CONGRESO NACIONAL DE ALCOHÓLICOS REHABILITA­DOS, las que fueron clasificadas en tres secciones.

 

 

A.  ORGANIZACIÓN

 

1.    Procurar que exista un equipo de informadores a los dis­tintos niveles, tanto de organización interna como de la variada temática que se pueda plantear (mesas de trabajo, ponencias, comunicaciones libres, horarios, etc.).

 

2.    A ser posible se facilitará la permanencia de un equipo de atención médica para emergencias.

 

3.    La instalación de un “stand” de información, venta y re­copilación de datos referentes a publicaciones, libros y revistas dedicadas a la problemática del ALCOHOLISMO.

 

B.  PONENCIAS Y COMUNICACIONES

 

Fijar una fecha de recepción, tanto de Ponencias como de Comunicaciones, la que se estimó como límite el 31 de agosto de 1982. Que tanto las Ponencias como las Comunicaciones se editen y sean remitidas al Comité Técnico de la Federación y copias a las Asociaciones, a fin de que sean estudiadas.

Limitación de las Comunicaciones a diez minutos para que haya fluidez y no sean tan extensas como las Ponencias.

 

C.  MESAS DE TRABAJO

 

1.  Elaborar de antemano los temas que se han de debatir y comunicárselo a las Asociaciones.

 

2.    Recabar de las Asociaciones elaboren una relación de aquellas personas que desean participar en las mismas y las que no, a fin de evitarles molestias a estos últimos y dejar más amplitud de exposición a los que se inte­gran. Para ello, deben dar opción a los Congresistas que elijan de entre tres temas de mesa por orden prioritario y remitir la relación al Comité Organizador del Congre­so con indicación del tema elegido por cada uno, a fin de elaborar la lista definitiva de componentes de las Mesas. Limitar el número de componentes de las Mesas a QUIN­CE MIEMBROS, más su técnico.

 

MESAS Y SUS TEMAS PROPUESTOS

 

Generales

 

1.    ALCOHOLISMO, enfermedad ALCOHÓLICA los adolescentes.

2.    ALCOHOLISMO y tercera edad.

3.    La mujer ALCOHÓLICA y su problemática.

4.    La familia del ALCOHÓLICO.

 

Técnicos

 

5.    El ALCOHOL y sus secuelas somáticas.

6.    La prevención y conciencia sanitaria en el uso del AL­COHOL por los Técnicos.

7.    Nuevas terapias.

8.    El ALCOHOL y otras toxicomanías de efectos cruzados.

 

Organización

 

9.    Relaciones de las Asociaciones con la Administración. Medios disponibles y recursos.

10.  Formación de cursos especiales a Postgraduado, Profe­sionales y Monitores de Terapia (entre enfermos AL­COHÓLICOS recuperados o familiares).

 

Para el caso de que, al ser limitado el número de participan­tes en una mesa a quince miembros, existieran más que de­searan exponer el mismo tema, se dispondría de otra u otras con la misma temática, a fin de dar opción a todos los que as lo desearan.

Hasta aquí hemos llegado contando las actividades y trabajos efectuados por los mayores. Los pequeños también pusieron algo de su parte en las jornadas, y a fe que no perdieron el tiempo. Veamos cómo expresaron sus pensamientos e inquie­tudes:

 

YO PREGUNTO A LOS ALCOHÓLICOS:

 

1.    ¿Qué mejoría sentíais al dejar de beber?

2.    ¿Hay alguna diferencia entre EX-ALCOHÓLICO y ALCOHÓLICOS REHABILITADOS?

3.    Cuando bebíais ¿qué sentíais de vosotros mismos?

4.    ¿El ALCOHOL da tristeza?

5.    ¿Cómo os encontrasteis después de dejar de beber?

6.    ¿Por qué empezasteis a beber?

7.    ¿Cómo fue que entrasteis en la Asociación?

8.    ¿Ahora sentís más ganas de vivir?

9.    ¿Os causa algún problema el ser ALCOHÓLICO?

10.  ¿Por qué los ALCOHÓLICOS se sienten reprimidos o separados de la sociedad?

11.  Cuando recordáis cómo bebíais ¿qué sentís?

12.  ¿Cuando bebíais, os creíais ALCOHÓLICOS?

13.  ¿Por qué rechazabais los problemas o vuestro problema cuando lo normal era que quisierais resolverlos?

14.  ¿Por qué os encerrabais en vosotros mismos cuando bebíais?

15.  ¿Si salierais de la Asociación, volveríais a beber?

16.  ¿Qué sentíais en el ambiente familiar al poco de dejar de beber?

 

YO PREGUNTO A LA FAMILIA:

 

1.    ¿En qué había cambiado vuestra vida al dejar de beber vuestro ALCOHÓLICO?

2.    ¿Habéis encontrado algo nuevo en el ALCOHÓLICO en recuperación?

3.    ¿Sentíais desconfianza al principio de iniciar la recupe­ración?

4.    ¿Qué sentíais si al principio rechazaba la ayuda familiar el ALCOHÓLICO?

 

Estas son las preguntas que formularon los pequeños a la MESA de CONVIVENCIA celebrada en Torremolinos.

 

Nos parece muy interesante que sean estudiadas en cada Asociación e incluso a nivel personal; algunas de ellas encierran un gran contenido emocional.

 

Y seguimos copiando. Ahora le corresponde el turno a la “Asociación de Vecinos Antonio Machado”, que en su Boletín informativo “EL PINAR”, muy ameno en su contenido vecinal, inserta un artículo sobre nuestra temática con un escueto título:

 

EL  ALCOHOL

 

El ALCOHOL tiene infinitamente muchos más inconvenientes que ventajas; el consumo de ALCOHOL, en nuestro país, se ha duplicado de unos años a esta parte, y en nuestra sociedad todo se empequeñece cuando se trata de ALCOHOL; se habla de un «traguito» o una «copita», cuando en verdad se vacían botellas enteras.

 

Antes se bebía en ocasiones determinadas, bodas, bautizos, fiestas, etc., después el hígado descansaba, pues no se bebía más en una temporada. Hoy día empezamos bebiendo una copita por las mañanas para celebrar el cumpleaños de un compañero; cuando salimos del trabajo y nos juntamos con los amigos, va­sitos y más vasitos de vino; whisky mientras vemos la «tele» por la noche, y así todo un largo etcétera. Y no nos damos cuenta de que con tantos vasitos y traguitos nos acercamos a un nivel ALCOHÓLICO peligroso para nuestra salud.

 

Sin embargo, existe una regla recomendada por los médicos, que consiste en no beber más de 50 g. de ALCOHOL puro al día, lo que corresponde a un litro de cerveza o 3/4 de litro de vino. Las mujeres deben beber menos ALCOHOL que los hom­bres, y esto se atribuye a su constitución física, aunque no está demostrado del todo; por ejemplo, una mujer de constitución fuerte y robusta puede beber algo más que la mujer bajita y fina, aunque recientes encuestas han demostrado que las mujeres beben cantidades fuertes de ALCOHOL (70 g. de ALCOHOL puro y más), por tanto ha dejado de ser cosa exclusiva de hombres, aunque en realidad las mujeres que beben estas cantidades de ALCOHOL no superan el 11 por 100 y si a pesar de esto son el 25 por 100 de los pacientes en los Centros de Lucha contra el ALCOHOL, queda demostrado que las mujeres pueden sufrir al­teraciones y trastornos al consumir cantidades relativamente pequeñas de ALCOHOL. De todos es sabido que el ALCOHOL, bebiendo con moderación, anima una reunión o convierte una cena en un pequeño banquete, y nadie tiene que renunciar a ese placer; pero esto no siempre ocurre así y empezamos a vaciar alegremente botellas y más botellas.

 

El ALCOHOL no libera, inhibe, pues las personas tímidas e inseguras recurren a él porque las hace sentirse liberadas, y esta liberación se debe a que el ALCOHOL paraliza el proceso de inhibición del sistema nervioso central; en este estado aumentan los sentimientos de felicidad y alegría, y los problemas parece que desaparecen. Hay personas que concurren a él para sentirse fuertes, y aunque se crean capaces de grandes acciones la ver­dad es que el rendimiento disminuye mucho más de lo que pueda pensarse, y poco a poco van siendo incapaces para enfrentarse a los problemas reales de la vida.

Sin embargo, no todos los bebedores se convierten en adic­tos. Una persona puede haber sobrepasado el límite de toleran­cia y, sin embargo, no depender del ALCOHOL, es decir, no ser ALCOHÓLICO; por ejemplo, hay personas que beben mucho y en un momento dado pueden renunciar al ALCOHOL durante el espacio de tiempo que se propongan. Sin embargo, el ALCOHÓLICO es el que pierde el control al beber el primer vaso, y sigue bebiendo hasta que está embriagado; de todas las ma­neras no se sabe por qué una persona se convierte en ALCOHÓ­LICA y otra, bebiendo grandes cantidades, nunca depende de esta droga; puede que sea hereditario o quizá se pueda atribuir a factores psicosociales, o basarlo en el hecho de que ciertos mecanismos cerebrales funcionen de manera distinta; por tanto, todo el que bebe mucho corre un grave peligro por no saber cuál de estos factores puede convertirlo en ALCOHÓLICO. Otra cosa que debemos también tener en cuenta es que cualquier dolor que tengamos es incompatible con el ALCOHOL, pues es muy peligrosa la combinación de medicamentos con el ALCOHOL, sobre todo somníferos, tranquilizantes, analgésicos, píldoras para adelgazar, etc., pues pueden cambiar sus efectos al ser toma­dos junto con bebidas ALCOHÓLICAS.

 

Los conductores deben saber que “pueden estar bebidos” si toman una cerveza junto con un medicamento. El cansancio, el “stress”, los disgustos, pueden igualmente intensificar los efectos de una pequeña cantidad de ALCOHOL provocando un estado de embriaguez. La composición química del ALCOHOL activa o inhibe ciertos procesos del cerebro y pasa directamente a la sangre afectando casi todos los órganos, especialmente el cerebro, el hígado, el estómago, el páncreas; por eso quien abusa del ALCOHOL puede verse afectado de trastornos de me­moria y falta de concentración. La destrucción de las células cerebrales provoca una alteración de la personalidad, y el hígado, incapaz de desintoxicarse, enferma, y quizá irreversiblemente llega a la “cirrosis”. Así que, si no quiere perder sus amistades, o ser un marginado, o un enfermo, procure tener muy en cuenta lo aquí explicado.

 

M. MORENO

N. de la R.- Este Boletín Informativo rectificará sus errores y presentará todas las excusas precisas si se le requiere para ello, pero será requisito firmar la petición con el número de D.N.I y siempre que esté debidamente fundamentada.

 

 

FICHAS INFORMATIVAS SOBRE ALCOHOL Y ALCOHOLEMIA (VII)

 

EL USO DE DEBIDAS ALCOHÓLICAS

 

El hombre ha buscado siempre medios de evasión de sus angustias, modos de dejar a un lado las realidades cotidianas, aunque en la angustia está en parte el origen y el motor que puede llevar al hombre a descubrirse a sí mismo.

El uso de bebidas alcohólicas está asociado a este aspecto de la realidad humana por el hecho del descubrimiento de sus efectos embriagantes, eufo­rizantes y tranquilizantes. El alcohol lleva ligado al hombre unos 10.000 años de existencia solamente, desde el momento en que la humanidad además del cultivo de los granos y de los frutos aprende a fabricar vasijas. Estas vasijas permiten la fermentación de los granos y de los frutos machacados e incluso masticados.

Los efectos embriagantes de estos líquidos obtenidos de la fermentación han estado ligados a lo mágico y a lo sagrado, como nos lo dicen numerosos testimonios de la antigüedad y de diversas civilizaciones.

El vino ha sido el producto más frecuentemente ligado a esos aspectos, porque su acción embriagante es más rápida e intensa que la de otras bebidas fermentadas. La Biblia contiene numerosas referencias al uso y abuso de esta bebida; basta recordar a Noé y sus hijos. El Nuevo Testamento recoge el mi­lagro de las bodas de Canaá, y en la religión cristiana el vino está incorpo­rado al Santo Sacrificio de la Misa, en la Transustanciación.

Así, el hombre ha adoptado las bebidas alcohólicas por su doble natura­leza de producto alimentario y por sus efectos embriagantes, desplazándose en el curso del tiempo cada vez más estos efectos de su asociación a lo sobrenatural.

Las bebidas alcohólicas se incorporan a la dieta alimentaria y forman parte de los hábitos de alimentación, especialmente en las culturas vitiviníco­las mediterráneas, pero también se las utiliza como facilitantes de las rela­ciones sociales e interpersonales, como "droga de relación".

El comportamiento alimentario del hombre y el comportamiento social tienen aspectos racionales, pero también llevan siempre presente un ele­mento de deseo y de búsqueda de placer.

Podemos decir que en nuestra cultura coexiste el hábito alimentario en el uso de bebidas alcohólicas, con el hábito relacional. Sin embargo, actual­mente y cada vez más se usan buscando sus efectos embriagantes, su acción sobre el cerebro, casi exclusivamente y de forma intensa y rápida.

PAUTAS DE BEBIDA

 

Las bebidas que forman parte tradicionalmente de los hábitos de alimenta­ción son el vino, la cerveza, la sidra, en general las bebidas fermentadas. Los aguardientes y licores y bebidas fuertes quedan reservadas para otras ocasiones o para ciertos grupos de la población, en general los varones adul­tos. Sin embargo, esta simple división no se da así en la práctica.

En primer lugar, cada vez más, los jóvenes y las mujeres, antes más apartados del uso de bebidas alcohólicas, beben abundantemente, tanto por su incorporación a la vida activa y la vida social en general, como por la rup­tura de barreras, que como en el caso de las mujeres las mantenía en gran medida protegidas de los efectos nocivos del alcohol.

En el caso de las mujeres hay que tener en cuenta que, a peso igual que el hombre, soportan peor que éste las bebidas alcohólicas. Hasta hace poco tiempo la mujer ha tenido embarazos muy frecuente en el período fértil de su vida; muchas prohibiciones seculares, come las referentes al alcohol tendían a evitar riesgos a los futuros hijos.

En los jóvenes y adolescentes hay un aumento del alcoholismo toxicomaní­geno, por la ingestión de cantidades masivas de alcohol, a las cuales incluso se añaden todo tipo de substancias medicamentosas, excitantes y tranquili­zantes, con lo que los efectos nocivos se multiplican y no se hacen esperar.

El vino es la bebida de consumo más intenso y extensivo en España. Se consume sobre todo por los hombres, más entre la población activa, en gene­ral diariamente y en las comidas, aunque también fuera de éstas. Los licores se beben más esporádicamente; aunque entre hombres sobre todo y en estra­tos sociales extremos se bebe a diario. Por otra parte, en los últimos años, las bebidas de alta graduación se beben más, y alrededor de un 25 por 100 del consumo de alcohol absoluto nacional lo es de bebidas destiladas.

Los hombres comienzan a beber más jóvenes y también se embriagan más frecuentemente.

El carácter social de la bebida es evidente, la inmensa mayoría bebe o bien en la mesa, en ambiente familiar, o bien con las amistades. Una cantidad considerable de personas acude diariamente al bar, la taberna o cafetería, para consumir bebidas alcohólicas.

Es frecuente encontrar personas que se embriagan prácticamente todos les fines de semana y festivos. Un 2 por 100 varones y 1 por 100 de mujeres dicen hacerlo así.

Las celebraciones, las fiestas que transcurren con embriagueces son frecuentes.

El aprendizaje precoz del hábito de beber, por los niños, en el seno de la familia es lo más común. No sólo ven beber a les padres en las comidas o en otros momentos, sino que ellos mismos comienzan pronto a utilizar estas bebidas. El uso como pretendido vigorizante para abrir el apetito en los niños está muy extendido, y sus consecuencias son tanto más negativas, puesto que arraiga el hábito más fácilmente en los niños y además sus efectos tóxicos son en ellos más importantes que todavía están sin que haya terminado la maduración del sistema nervioso.

Las actitudes colectivas hacia el alcohol son en general positivas. La in­mensa mayoría prefiere utilizarlo a no hacerlo, aunque también hay una cierta percepción del abuso colectivo.

Se le aprecia por el saber y las funciones digestivas, aunque en general la educación sobre este tema es escasa. Se le aprecia también sobre todo come droga socializadora y favorecedora de las relaciones y amistades. El condi­cionamiento para su uso es social fundamentalmente.

Se puede disponer de bebidas alcohólicas con facilidad; la producción es alta, los precios relativos son bajos y la publicidad incite al consumo y no hay trabas para disponer de alcohol.

 

LAS MENTIRAS DEL ALCOHOL (VI)

A. López Peláez

 

Extracto del capítulo V, titulado "El ALCOHOL no abre las ganas de comer".

"Gran creador de ilusiones" llamó al ALCOHOL Vanderbelde (L'ALCOOLISME et le probléme social). Una de ellas es que abre el apetito. Si lo abre, decía el célebre doctor Trousseau, es con llave falsa. Ninguna propiedad para ello tiene. Así se explica que su efecto, cuando no enteramente engañoso, sea momentáneo. Mejor que todos los ra­ciocinios nos lo confirma el hecho, que cualquiera puede observar, de que en el aficionado a él disminuye la afición a los alimentos sólidos. Lo que parece hambre producida por los aperitivos ALCOHÓLICOS, no es, dice el señor Ferrer y Garín Tejero, sino "la sensación dolorosa consiguiente a una excitación en extremo perjudicial".

Las bebidas destiladas y no las fermentadas son las que se usan para quitar la inapetencia. Así, por ejemplo, la poción a ese efecto destinada con el nombre de vino de quina, ni es vino natural ni con­tiene quina, sino "unas sustancias amargadas más o menos dañinas", dice L. Minjard en su obra "EL ALCOOL".

El ALCOHOL que entra a formar parte de las bebidas fermentadas, causa menos daño que el de las destiladas. Entre las últimas, el aguar­diente, cuando es de vino y ha sufrido la destilación que le corresponde, es la menos peligrosa, porque contiene pocas impurezas y se asemeja al ALCOHOL etílico, que no es tan venenoso. Este sería el menos malo para el consumo, diluyendo en agua hasta el grado de concentración conveniente; pero tendríamos entonces un líquido sin perfume y de un sabor a la vez soso y picante. De ahí la imposibilidad de purificarlo sin quitarle también su gusto. No hay, pues que creer en la pureza de su aguardiente, de que son alabados algunos aperitivos. Aún el aguardiente obtenido no del vino inmediatamente sino del orujo, de las “cascas”, no es tan puro y perjudica más a la salud.

Otro argumento que no puede dejar de emplearse contra los aperi­tivos, es el alto grado de ALCOHOL que contienen. Sabido es que su proporción para cada cien litros, por término medio, llega a 18 en el vermut, 42 en el bitter, 47 en el ajenjo ordinario y 70 en el ajenjo suizo. En la mayor parte de los ALCOHOLES en los que se maceran plantas destinadas a perfumarlos, sus grados suben a 70 y 72.

Los ALCOHOLES, por razón de su veneno, hállanse, pues, clasifi­cados en esta escala ascendente: aguardientes de vino, de pera, de orujo; ALCOHOLES de remolacha, de granos, de melaza de remolacha y de patatas. Con el ALCOHOL etílico, el menos dañoso, se juntan otros ALCOHOLES que se llaman "superiores" por su más elevado punto de ebullición, en el que precisamente consiste su toxicidad. Es de advertir que la destilación de las sustancias enumeradas y de otras de donde la industria saca ALCOHOLES, da por resultado juntamente ácidos, éteres y aldeidos grandemente venenosos y el furfurol, cuyo veneno es tan enérgico e indudable.

En los aguardientes es fácil distinguir la calidad de su ALCOHOL. No así en los aperitivos, pues las esencias que llevan impide se co­nozca si el ALCOHOL es industrial.

El precio tan barato de muchos licores excluye a primera vista su origen vínico. Si se hiciera su análisis, no quedaría lugar a la duda. Podría repetirse lo que ante la comisión del Senado francés informó M. Girard jefe del laboratorio de París: "La cualidad del ALCOHOL es indiferente a la industria de los licores, porque mezcla en su fabri­cación sustancias aromáticas que disfrazan el mal gusto original. Por eso los análisis jamás revelan un ALCOHOL satisfactorio".

Los licores medio finos, superfinos, extrafinos advertía Laborde (Un fleau social-, I'ALCOOLISME), se diferencian sólo por la fuerza o la dosis de las esencias que se mezclan al ALCOHOL. En cuanto a éste, la industria va derecha a su objeto. Desdeñosa con la higiene, emplea los de valor inferior, y por tanto, de peor calidad, porque sabe que los “bouquets” de las esencias adicionada impedirán conocer sus de­fectos.

Si la borrachera, escribe J. Briand (Medicina legal), producida por líquidos solamente fermentados como el vino, la cerveza y la sidra, es una verdadera intoxicación caracterizada por la perturbación de la sensibilidad y de la movilidad de las funciones orgánicas e intelectuales, la que producen los licores destilados es más intensa aún “a causa de la mayor proporción de ALCOHOL que contienen y de los aceites esen­ciales y principios aromáticos más o menos estimulantes que se aso­cian, llevando más fácilmente a una embriaguez embrutecedora, deter­minando un conjunto de lesiones profundas que se convierten en un estado permanente y continuo, el ALCOHOLISMO, cuyo término es la parálisis general y la locura”.

Cuando las bebidas destiladas se adicionan con esencias, destruyen los líquidos encargados de efectuar la digestión de los alimentos en el estómago y en los intestinos. Por eso muy bien “venenos dobles”, llaman Jules Denis (L'Enseignement antiALCOHOLIQUE) y otros tratadistas a los aperitivos. Con efecto, amén del ALCOHOL, venenoso siempre y más siendo de calidad inferior o no procedente de la uva, tienen esencias naturales, o sea extraídas inmediatamente de las plan­tas, o artificiales, preparadas por los químicos en sus laboratorios. Ambas clases, dice Laucereau (Intoxicación pour les boissons), son perjudiciales, pero más las últimas.

La mayor parte de las esencias que se presentan como extraídas de las plantas, no son sino productos del empleo de fórmulas químicas. Muchos licores que se juzgan sacados de frutas deben su particular aroma al ácido cianhídrico que es muy venenoso. Aparece verdad lo que atestigua C. Ruyssen (L'antiALCOLISME), que el consumidor de aperi­tivos resulta doblemente engañado porque además de dársele un ALCOHOL impuro, toma por esencia natural una artificial “cuyo aná­lisis puede descubrir la fórmula química y la experimentación demues­tra su toxicidad”.

Por una de las bebidas más higiénica pasa el “vermut”. Pero hace ya tiempo que Maurin lo calificaba (Effects funeste de l'abus áu ver­mouth) de “ilusión de los bebedores”. Al examinar la fórmula del líquido, aún tal como sólo lo toman las clases ricas, deduce que a poco que de él se abuse, ha de desorganizar la mucosa intestinal producien­do profundos desórdenes gástricos; y observa que es muy fácil habi­tuarse a tomar con exceso esta bebida amarga, en cuyo caso se abre el apetito, pero no de comida, sino de beber cada vez más. Las esen­cias con que se la fabrica son tan peligrosas que sólo el respirarlas puede envenenar, de ahí que los talleres de su fabricación deban estar particularmente aireados.

No es para pasar en silencio que suelen tomarse los licores aperi­tivos poco antes de comer, o entre seis y ocho de la tarde, cuando está vacío el estómago. La Academia de Medicina de Francia (Sesión de 2 de marzo de 1903), señalando el peligro de emplear como aperitivos las bebidas ALCOHÓLICAS daba esta razón: "El usarlas antes de comer hace su absorción más rápida y su toxicidad más activa". Los alimen­tos, principalmente las grasas, sirven como un muro, como una pan­talla protectora, que disminuye los ataques del ALCOHOL sobre las cubiertas del estómago al experimentarlos sobre si mismos y retardan también su absorción, la cual se verifica estando ya más diluido. Pero cuando se halla vacío el estómago la absorción es mucho más rápida y el efecto más dañoso. Entonces, escribe Peserico (Per le studio delí ALCOOLISME), el ALCOHOL no tiene que trabajar más que sobre la mucosa estomacal y sus secreciones, obrando según las condiciones de éstas y según el grado de su propia disolución". Por eso, dice Morin (L'ALCOOLISME), que "no es peor tomar tres copas de coñac después de la comida que una en ayunas. Lo que, por antífrasis, sin duda, se llama un "aperitivo", produce dos efectos perniciosos: irritación in­tensa en el estómago y, como consecuencia de la absorción inmediata, acción enorme sobre el cerebro". Ya se sabe que de una serie de experiencias realizadas en París acerca del ALCOHOL en sus relaciones con los jugos gástricos y el ácido clorhídrico, resultó que la acidez normal en ayunas es de 1,3 de ácido clorhídrico por litro, y el ALCOHOL tomado entonces la hace subir a 2,7 y aún a 4. Es de nota que luego la garantía hállase caliente, sobreexcitada, y no tarda en reclamar nuevas cantidades de bebidas espirituosas. Finalmente, al contacto íntimo del ALCOHOL con la membrana interna del órgano estomacal, se provoca aflujo de sangre, excitación de las papilas nerviosas, con mayor abundancia de líquidos digestivos, los cuales, no teniendo alimentos sobre los que reaccionar, obran sobre la membrana misma, con perjuicio de ella.

Los bebedores de aperitivos acostumbran disculparse con que los médicos aconsejan a sus enfermos inapetentes el tomar en ALCOHOL ciertas sustancias amargas como la cuasia, la genciana y la quina. Pero estos consejos van siendo cada día más raros. El ALCOHOL para tal fin usado es el aguardiente de vino de la mejor calidad, y la dosis de las sustancias farmacéuticas algunas gotas solamente, una copita de estos medicamentos es lo que se permite tomar cada vez. La prescripción se limita a algunas semanas. Por último, no han de tomar los sanos todo lo que necesiten los enfermos.

Hemos de insistir de nuevo que los conceptos y críticas vertidos en el presente artículo, son copiados literalmente de un libro editado en el año 1917. Quizá sean un poco fuertes las denuncias sobre las bebidas que cita, en las que no salen muy bien parados los fabricantes y expendedores de tales productos. En la actualidad, con los adelantos de toda índole conseguidos tanto técnicos como fabriles, es de esperar que aquellas anomalías que tanto preocupaban a profesores y docto­res de aquella época, no sean aplicables en la presente, aunque no está fuera de lugar citar un fraude alimentario muy reciente (el aceite de colza) y otro de hace pocos años (el ALCOHOL metílico). En ambos fraudes fueron muchos los afectados con inutilidades parciales o to­tales y los fallecidos fueron numerosos.

 

HUMOR…. Y ALCHOL